Heidegger: El ser y el tiempo, pt. 10

Tras una discusión de la realidad y la verdad, pasamos al primer capítulo de la segunda división y la problemática de la muerte que Heidegger empieza a desarrollar.

Guión

 Casi terminamos la primera división del Ser y el tiempo. Con su discusión de la angustia, la lucha del Dasein de ser auténtico ante su constante caída en el anonimato del das Man, y la estructura del cuidado, Heidegger cierra la analítica de la existencia del Dasein y prepara su célebre análisis de la muerte y la culpa en las primeras secciones de la segunda división. Sin embargo, en medio de estos emocionantes temas existencialistas, Heidegger vuelve al tema del mundo y la realidad que había tocado en el tercer capítulo. Dado que su empresa en este libro es la de una ontología fundamental y por ser sus conclusiones hasta ahora muy distintas a la ontología tradicional, quiere defender su posición. A estas alturas del libro, lo puede hacer con más contundencia.
La ontología con la que Heidegger contrasta la suya es la de Descartes. Como sabemos, Descartes plantea dos sustancias distintas: la extensa (los objetos espacio-temporales que constituyen el mundo), y la pensante (el sujeto inmaterial). Su famoso dualismo entre sujeto y objeto y cómo el uno se relaciona con el otro constituye el tema básico de la filosofía moderna: la epistemología. La pregunta básica de Descartes no es ontológica, sino epistemológica. ¿Cómo podemos saber que nuestras creencias sean verdaderas? Aun cuando no aceptemos el dualismo cartesiano, concebimos la verdad en esos términos. ¿Qué es la verdad? La vemos como un acuerdo o concordancia entre una proposición emitida por un sujeto y un estado de cosas u objetos en el mundo. Esto es lo que expresa la fórmula escolástica: “Veritas est adaequatio rei et intellectus”. Si digo “Hay un árbol en el jardín” y vas al jardín y ves un árbol, decimos que lo que dije es verdad. Sencillo ¿no? Para fines prácticos, esto nos sirve muy bien, pero filosóficamente no está del todo claro. ¿En qué consiste este acuerdo? Exactamente, ¿qué es lo que corresponde entre el uno y el otro? Uno es una entidad lingüística y el otro material.
Heidegger no dice que esta idea de correspondencia sea errónea, sino sólo insuficiente; se basa sobre una experiencia de la verdad más primordial, una experiencia caracterizada por la aperturidad. ¿Te acuerdas de ese término? Lo vimos en la sección 28 donde Heidegger dice que el Dasein es su aperturidad. El Dasein no se relaciona con los objetos de forma principalmente cognitiva, sino práctica. Los objetos no están simplemente ahí, sino que se prestan a los proyectos del Dasein. Los encuentra a la mano porque se revelan como significativos o útiles en el entorno de las preocupaciones del Dasein. Éste es el sentido de “aperturidad” y es cómo Heidegger caracteriza en general nuestra relación con la verdad, lo cual ilustra con el siguiente ejemplo: “Supongamos que alguien, de espaldas a la pared, formula el siguiente juicio verdadero: ‘El cuadro que cuelga en la pared está torcido’”.
Ahora bien, ¿qué es lo que hace verdadera esa proposición? ¿El cuadro mismo; la estructura de la proposición? En su Tractatus logico-philosophicus, Wittgenstein dice que las proposiciones verdaderas y los estados de cosas en el mundo comparten una forma lógica, que en eso estriba la concordancia o adequatio. Heidegger no pretende descartar la lógica aquí, sino sólo subordinarla a la evidencia fenomenológica. Nuestra forma lógica de entender la verdad depende de la experiencia fenomenológica más primordial de des-cubrir. Así, según Heidegger, los antiguos Griegos entendían la verdad. En griego, la palabra es “aletheia” y significa des-cubrir o des-ocultar si se puede decir. Volviendo al cuadro colgado en la pared, Heidegger dice que la afirmación cobra veracidad sólo cuando la persona voltea y ve la condición del cuadro. En ese momento el cuadro se revela al Dasein, se manifiesta, y eso se debe a que el ser del Dasein, su manera de estar en el mundo, es aperturidad. Recuerda que habíamos caracterizado la aperturidad como una región de abertura en la que la cosas radian, por así decirlo, su significatividad para el Dasein como el fierro en el campo magnético de un imán se dirige a sus polos.
Dado todo esto, el escepticismo sobre el mundo externo que el dualismo cartesiano ha creado no tiene mucho sentido. Heidegger no ofrece un argumento para probar que sí existe, sino que simplemente dice que la metafísica que da sentido a la pregunta es errónea. La pregunta surge si entendemos la relación entre el Dasein y el mundo como una relación cognitiva o representativa. Pero para Heidegger la relación es existencial. El mundo es el modo de ser del Dasein; no es una cosa o una sustancia con el que hay que hacer contacto, sino el modo del estar ahí que es el Dasein. Fenomenológicamente, el mundo y el Dasein van a la mano, no porque sean la misma cosa, sino porque el estar-en-el-mundo es la estructura del existir del Dasein. Sólo así podría algo como un cuadro torcido aparecer y manifestarse como tal.
Bien, sabemos que la meta global de Heidegger es entender el ser en general, meta que pretende alcanzar al analizar el ser del Dasein. También sabemos, como comentamos al principio de esta serie, que al menos en el Ser y el tiempo no lo alcanza. Dado eso, y dado que con el análisis de la angustia y el existenciario del cuidado que revela Heidegger afirmó haber unificado nuestra comprensión del Dasein, entonces ¿por qué hacen falta los seis capítulos de la segunda división? ¿Ha faltado algo en el análisis hasta ahora? En la sección 45 Heidegger pregunta: “¿Cuándo y en qué forma se ha asegurado el análisis existencial de que, al tomar pie en la cotidianidad, hacía entrar a la totalidad del Dasein […] en la mirada fenomenológica?”
Responde que, hasta ahora, no tenemos esa seguridad, que de la mirada fenomenológica algo esencial se ha ocultado. Heidegger planteó el cuidado como el existenciario clave que unifica en una totalidad los diversos elementos de la estructura de la existencia del Dasein. Si te acuerdas, definió el cuidado como: anticiparse‐a‐sí‐estando‐ya‐en‐(el mundo) en‐medio‐de (el ente que comparece dentro del mundo). Por torpe que sea su formulación, básicamente refleja el carácter existencial, fáctico y caído del Dasein. Lo que nos interesa es la primera parte existencial, eso de anticiparse-a-sí. Lo que quiere decir es que el Dasein existe anticipado de sí mismo, en un futuro de posibilidades abiertas, posibilidades que ningún sustrato fáctico determina. La forma de ser de un perro o una computadora sí está determinado, no es libre, por lo que podemos analizar su ser como una totalidad. Pero el Dasein no. En la sección 46 Heidegger dice: “En efecto, este momento estructural del cuidado dice inequívocamente que en el Dasein siempre hay algo que todavía falta, que, como poder‐ser de sí mismo, no se ha hecho aún ‘real’. En la esencia de la constitución fundamental del Dasein se da, por consiguiente, una permanente inconclusión. Este inacabamiento significa un resto pendiente de poder‐ser. Pero, tan pronto como el Dasein “existe” de tal manera que en él ya no haya absolutamente nada pendiente, entonces ya se ha convertido también, a una con ello, en un no‐existir‐más”.
Aquí nos topamos con el fenómeno de la muerte. Lo que Heidegger está diciendo en esa larga cita es que, aparentemente, el Dasein no puede ser una totalidad porque muere. O bien está vivo, por lo cual es incompleto porque por definición, como un ser cuya esencia reside en su existencia, le quedan posibilidades por delante que no se han realizado, o bien está muerto, en cual caso está de alguna manera completo en el sentido de que ya no hay más posibilidades por realizarse, pero ya no hay ningún Dasein ahí para captar o articular su ser. La muerte lleva a un término la vida de todo Dasein, sin embargo el Dasein no puede experimentar esta terminación. No puede experimentar su vida como una totalidad y a la vez estar vivo. Fíjate que lo que para Heidegger representa una paradoja y un problema fue para Epicuro una bendición. Éste decía que no tiene sentido temer la muerte porque mientras uno existe, la muerte no está; y cuando está la muerte, uno ya no existe. Si uno no existe, no hay nada de que temer. Eso puede ser, y de hecho más adelante Heidegger hablará de cómo el Dasein se esconde en el anonimato del das Man para evitar su miedo a la muerte, pero de momento su preocupación no es psicológica, sino ontológica. ¿Cómo puede el Dasein comprender su ser, su existencia, siendo esto en todo momento incompleta? En este primer capítulo de la segunda división, Heidegger se pone a la tarea de disipar esta paradoja.
En la sección 47, explora la posibilidad de simplemente evitar la paradoja. Si el problema estriba en que la muerte hace completa la vida de un Dasein pero que éste no puede estar ahí para experimentarlo, entonces a lo mejor uno podría tratar la muerte de otros. Si no experimenta su propia muerte, podría experimentar la de otros, ¿no? Mmm, no. Uno puede atestiguar una muerte, estar ahí al lado acompañando al otro, pero no experimentar su muerte. Lo que uno experimenta es el efecto de la muerte del otro desde y para su propia vida que continúa. Dice Heidegger: “El morir debe asumirlo cada Dasein por sí mismo. La muerte, en la medida en que ella “es”, es por esencia cada vez la mía. Es decir, ella significa una peculiar posibilidad de ser, en la que está en juego simplemente el ser que es, en cada caso, propio del Dasein. […] El morir no es un incidente, sino un fenómeno sólo existencialmente comprensible”.
Con esto vemos muy claramente que cada quien tiene que morir su propia muerte. Obviamente, nadie puede escapar de ese momento cuando deja de tener vida. Al decir Heidegger que cada Dasein debe asumir su muerte, esto no implica que la mayoría busca que alguien más muera en su lugar, como cuando uno pide que otro vaya en su lugar a una reunión o algo así. Cuando Heidegger habla de la muerte, no habla de la terminación de una vida humana que sucede en tal y cual fecha y en tal y cual lugar. En la cita que acabamos de ver, dice que la muerte no es un incidente o acontecimiento que sucede de forma fáctica, sino un fenómeno que puede comprenderse sólo de forma existencial. La paradoja que comentamos surge cuando tratamos la muerte como algo fáctico y cuando tratamos al Dasein como un ente cualquiera que ocurre físicamente en el mundo. El Dasein no ocurre sino que existe, y su forma de existir, en parte, se da en términos de posibilidades. Así que, la paradoja se disipa si dejamos de entender la muerte como una actualidad y la vemos como una posibilidad, como una forma de existir. Dice Heidegger que “La muerte es una manera de ser de la que el Dasein se hace cargo tan pronto como él es. Apenas un hombre viene a la vida ya es bastante viejo para morir”.
Ahora, eso suena bastante raro. Pareciera que la muerte es precisamente una manera de no ser. Pues a Heidegger no le interesa el momento de la muerte, sino nuestra relación en vida con ese momento que vendrá en el futuro. Si entendemos la muerte fácticamente, entonces nuestra relación con ella se realiza en el momento en que morimos, y así surge el dilema de que el Dasein no puede ser una totalidad. Pero si nuestra relación con la muerte es algo que realizamos (o no realizamos) en el transcurso de la vida, la vemos existencialmente, y en el análisis fenomenológico de esa relación Heidegger encuentra la forma de captar la existencia del Dasein en su totalidad.
Pero nos estamos adelantando. Primero, Heidegger deja muy claro cómo no debemos entender esta totalidad. En la sección 48, vuelve a lo que comentamos anteriormente sobre el carácter incluso del ser del Dasein, el hecho de que, debido a las posibilidades que proyecta, siempre hay algo que todavía falta por realizarse. Aquí dice: “Al Dasein le pertenece, mientras está siendo, un no‐todavía que él habrá de ser ‐ un resto siempre pendiente”. Lo que hace en esta sección es distinguir este “resto pendiente” de otras interpretaciones con las que no debemos confundir el caso del Dasein.
Tendemos a visualizar nuestra vida como una línea; por un extremo está el nacimiento y por el otro la muerte, los dos formando los límites de la vida. Al verlo así, lo vemos como cualquier objeto físico, como una pintura por ejemplo cuyo marco describe sus límites, o una calle cuyas banquetas la limitan. La existencia del Dasein no se define de la misma manera que la extensión de una pintura. La muerte aniquila al dasein; el marco de la pintura no. Entonces la muerte como fin no limita al Dasein de la misma manera que los límites de los objetos físicos.
Pareciera que ese carácter del Dasein de siempre tener un resto pendiente puede apreciarse también en otros tipos de ente. Un rompecabezas se completa cuando las piezas restantes se incorporan a las demás; la luna se completa “con el ir menguando de la sombra encubridora”; y una deuda se liquida al pagar lo que faltaba. En todos estos ejemplo tenemos entes (sean meramente físicos o a-la-mano) que se conciben como compuestos de partes. Una silla sin patas no es una silla. No es una totalidad en tanto silla hasta ponerle patas. Pero el resto pendiente o “no-todavía” del Dasein no puede concebirse de la misma forma. El Dasein es lo que es debido a su “no-todavía”.
Bueno, si no se puede comparar con elementos externos agregándose para formar una totalidad, quizá la muerte del Dasein sea una especie de principio interior que lleve al Dasein a su culminación o completitud, como un fruto llegando a ser maduro. Esto tampoco le convence a Heidegger. El fruto no ha realizado su potencialidad hasta que se haya madurado, pero si comparamos eso con la muerte sería como decir que la muerte representa la culminación de la potencialidad del Dasein. Es más que patente que la mayoría de la gente llega a la muerte con una sensación de precisamente no haber cumplido sus potencialidades.
Lo que vemos en estos ejemplos es la liquidación o terminación de un resto pendiente o, en otras palabras, la actualización de una posibilidad: la deuda se paga, el fruto se madura, etc. El no-todavía del Dasein en cambio no es como la maduración de un fruto, lo cual logra realizar su esencia sólo en ese momento final. Lo que para el Dasein queda por hacerse permanece siempre como una posibilidad abierta. Sin duda, el Dasein en tanto organismo fisiológico, no es eterno, llega a morir. Este acontecimiento óntico Heidegger lo llama “dejar de vivir”. La palabra “muerte” en cambio la reserva para el fenómeno ontológico de relacionarse con la muerte a futuro mientras uno vive. Éste es el sentido de su afirmación que vimos antes de que “La muerte es una manera de ser de la que el Dasein se hace cargo tan pronto como él es”. En este sentido, por morboso que suene, uno puede vivir su propia muerte. Visto así, la muerte no es una actualidad, un hecho posterior con lugar y fecha, sino una posibilidad. La muerte como posibilidad es lo que Heidegger quiere decir por la frase “estar-vuelto-hacia-el-fin”. Dice: ““Así como el Dasein, mientras esté siendo, ya es constantemente su no‐todavía, así él es también siempre ya su fin. El terminar a que se refiere la muerte no significa un haber‐llegado‐a‐fin del Dasein, sino a un estar vuelto hacia el fin”. Los detalles interesantes de esa relación serán el tema del próximo vídeo.

Descargar guión en PDF

Audio

Descargar audio aquí

4 Comments

  1. Virginio · 27/02/2017 Responder

    ¿Qué es más fácil volver a la nada o permanecer en el ser? Si ya existo obvio es que no voy a dejar de ser. Algo distinto sería no haber existido, tras lo cual tampoco procedería el cuestionarse, obviamente también. Por cierto, entre el “ser” de la muerte epicúrea y el “ser” de la vida epicúrea, el hedonita no tuvo en cuenta la sutil diferencia de su propio devenir (ciertamente, alejado de la “nada”).
    Saludos.

  2. JOSE LUIS Tito Camacho · 28/02/2017 Responder

    Prof. Darin: creo extraordinario el paralelismo conceptual entre “Cuidado” y el “Campo” cuantico.
    Como tu mencionas, por ejemplo: ” Lo que quiere decir es que el Dasein existe anticipado de sí mismo, en un futuro de posibilidades abiertas, posibilidades que ningún sustrato fáctico determina”, asi como lo restante, es congruente tanto si te refieres a Cuidado o Campo quantico.

  3. Alberto · 26/03/2017 Responder

    Estimado Darin,
    ¿Cuando podremos ver el próximo capítulo (#11) de Heidegger: El ser y el tiempo?

    Nuevamente, muchas gracias por el esfuerzo desinteresado de La Fonda Filosófica.

Dejar comentario