Heidegger: El ser y el tiempo, pt. 4

Hoy analizamos la idea de que la esencia del Dasein sea su existencia y la importante distinción entre propiedad e impropiedad.

Guión

 En el último vídeo empezamos ya la lectura del Ser y el tiempo y llegamos hasta la sección cuatro, terminando el primer capítulo de la introducción. El segundo capítulo, que va de la sección 5 a la 8, no lo vamos a repasar porque ya hemos hablado, en vídeos anteriores, de los temas ahí tratados, a saber, el método fenomenológico, la necesidad de destruir la historia de la ontología, y la estructura del libro. Pasemos entonces a la sección 9 con la que Heidegger inicia el análisis existencial del Dasein.
Primero, recordemos que la pregunta que rige toda esta investigación de Heidegger es la pregunta por el sentido del ser. Dado que el ser no es algo en sí mismo, sino que es siempre el ser de algún ente, hay que estudiar o interrogar los entes para responder la pregunta. El ente que Heidegger elige analizar es el Dasein. ¿Por qué? Pues ya lo hemos discutido, pero la sección 9 vuelve a dejarlo muy claro. El Dasein es el ente indicado para su análisis debido a su modo de ser, el cual se distingue del modo de ser de los demás entes en dos aspectos.
Primero, dice Heidegger: “La esencia del Dasein consiste en su existencia”. Ahora, eso suena un poco extraño porque la esencia de algo es lo que hace que sea cierto tipo de cosa y no otro. Al conocer la esencia o definición de “perro”, por ejemplo, lo puedes distinguir de otras cosas como computadoras. Nadie va a confundir la propiedad de ser mamífero con las computadoras. Sin embargo, al decir que la esencia del Dasein consiste en su existencia, ¿no habla Heidegger de una característica que todo ente tiene, a saber, el existir? Si es así, ¿cómo puede el Dasein distinguirse de los otros entes?
Como suelen hacer los filósofos, Heidegger hace una distinción. El uso cotidiano del término “existencia” proviene del término escolástico “existentia” que significa lo que Heidegger caracteriza como Vorhanden, literalmente delante de la mano, algo que ocurre físicamente en el mundo y con el que uno podría toparse. Vorhanden, o lo que Rivera traduce como “estar-ahí”, es el modo de ser de todo ente que no sea el Dasein.
La esencia o modo de ser del Dasein, en cambio, es también la existencia, pero en otro sentido, uno que Heidegger distingue con el término alemán Existenz. ¿Cual es la diferencia? El Dasein no es un ente que simplemente ocurre por ahí como una computadora o incluso un perro, sino uno que en su ser se conduce o se dirige a su ser. Si nos fijamos en la etimología de la palabra “existir” (Heidegger por cierto era amante de las etimologías) podemos ilustrar lo que quiere decir. Viene del latín “existere” que significa destacarse o resaltarse, como ponerte en primer plano con respecto a un trasfondo. En este sentido, decir que el Dasein existe quiere decir que puede apartarse de su propia ocurrencia en el mundo y observarse a sí mismo. Es en este sentido que el ser del Dasein, como platicamos en un vídeo anterior, se presenta o se manifiesta como una cuestión abierta, algo que tiene que resolverse, algo sobre el cual una decisión tiene que tomarse. Las computadoras y los perros no hacen eso. Al reunir las propiedades que los definen, ya son lo que son. Lo que Heidegger está diciendo es que lo que constituye la esencia del Dasein no son propiedades, sino más bien posibilidades. El ser de un perro está cerrado. Como dijo Rousseau, “Al cabo de unos meses de nacer, un animal es lo que será el resto de su vida”. El Dasein no; su ser, en cambio, está abierto. En todo momento de su existencia, tiene su vida por vivirse, por realizarse.
Resumiendo, el modo de ser de todos los entes que no sean el Dasein es el estar-ahí o Vorhandensein, cosas que simplemente ocurren en el mundo físico. Si preguntamos por ellos, preguntamos “¿qué es?” y la respuesta es una serie de propiedades que constituyen su esencia. El modo de ser del Dasein es la existencia propiamente hablando. El Dasein no tiene propiedades en el sentido tradicional, sino que las tiene que determinar, o en otras palabras tiene que interpretar lo que es. Debido a eso, si preguntamos por el Dasein, no preguntamos ¿qué es?, sino ¿quién es?
Y esto nos lleva a la segunda cosa que distingue al modo de ser del Dasein de los demás entes. Dice Heidegger: “El ser de este ente [o sea, Dasein] es cada vez mío”. Las hamburguesas que compras en cualquier McDonalds, sea en Beijing o en Nueva York, son iguales; puedes sustituir una por otra y tienes la misma hamburguesa. El Dasein no. Su modo de ser consiste en existir, en escoger cómo vivir. Las decisiones que toma hace que esa posibilidad existencial sea suya. En el último vídeo, vimos que el modo particular que cada Dasein vive su vida, por ejemplo, ser un profesor de filosofía en vez de un abogado, Heidegger lo llama los existentivos. Sin embargo, el ser del Dasein tiene una estructura que constituye una especie de a priori para todo Dasein, una estructura que todo Dasein comparte en común, y dado que el ser del Dasein consiste en la existencia, Heidegger llama los componentes de esta estructura los existenciarios. Uno de los más básicos, como veremos en el siguiente capítulo, es el estar-en-el-mundo. Pero el punto aquí es que un Dasein no puede sustituirse por otro. Su ser es en cada caso suyo.
Ahora bien, aunque Heidegger negó que su pensamiento sea existencialista, muchos lo han leído así y seguramente a estas alturas del análisis puedes empezar a ver por qué. Un término que uno encuentra mucho en la literatura existencialista es “autenticidad”, especialmente en Sartre. Si haces una búsqueda en Internet por “Heidegger y autenticidad” encontrarás muchísimas entradas dirigiéndote a libros, artículos y blogs que hablan de ese concepto en su obra. Sin embargo, si buscas esa palabra en el Ser y el tiempo, ¡aparece sólo cinco veces! ¿Por qué tanta discusión en la literatura sobre un concepto que apenas aparece en el libro? Porque en la edición en inglés aparece cientos de veces.
Para esclarecer esta situación, veamos dos términos en el alemán y cómo se han traducido: Echtheit y Eigentlichkeit. Echtheit es esa palabra que aparece sólo cinco veces en la obra y que al español han traducido como “autenticidad”, lo cual es correcto. Al inglés lo tradujeron como “genuineness”, el estado de ser genuino, lo cual también es correcto. El término importante, el que aparece cientos de veces en la obra, es Eigentlichkeit. Es ése lo que traducen al inglés como “autenticidad”. Al español, tanto Rivera como Gaos lo han traducido como “propiedad”. Las dos traducciones tienen su razón de ser: la raíz de la palabra es “eigen” que significa propio, como tener tu propia opinión, y por eso tiene sentido la traducción de Rivera; y “eigentlich” significa “real” o “verdadero” como el verdadero o auténtico problema, y ahí el sentido de la traducción inglesa.
¿Pero cómo lo usa Heidegger y qué quiere decir? Dice Heidegger: “El Dasein es cada vez su posibilidad, y no la “tiene” tan sólo a la manera de una propiedad que estuviera‐ahí. Y porque el Dasein es cada vez esencialmente su posibilidad, este ente puede en su ser “escogerse”, puede ganarse a sí mismo, o perderse”. Puede hacer esto, dice Heidegger, “sólo en la medida en que, por su esencia, puede ser propio (o auténtico), es decir, en la medida en que es suyo”. Encontramos aquí una distinción entre posibilidades y propiedades. La esencia de un ente cualquiera es una lista de propiedades. La esencia del Dasein es la existencia, en el sentido de posibilidades, posibilidades que tienen que escogerse. Pero para escoger y realizar posibilidades el Dasein tiene que enfrentar su existencia de forma auténtica, es decir, como propia o suya.
Ahora, uno podría decir que otros entes, como una semilla, encierran posibilidades también. Dentro de esta semilla está la posibilidad del girasol la cual puede actualizarse como vimos en Aristóteles. Sin embargo, a diferencia del Dasein, esa posibilidad de la semilla no es suya. Para empezar, tiene sólo dos posibilidades: desarrollarse en girasol o quedarse como semilla, y esas posibilidades son las mismas para cualquier semilla de girasol. En otras palabras, el modo de ser del girasol es simplemente el de estar-ahí. Su esencia no es la existencia, como en el caso del Dasein, porque su ser no es algo que tiene que decidirse al escoger una posibilidad. Cada Dasein, en cambio, es un caso individual; las posibles maneras de responder la cuestión de la existencia no se repiten de forma automática para los demás Dasein, como se hace en el caso de la semilla. Si sabes algo de la filosofía de Sartre, esta diferencia entre el modo de ser del Dasein y de los demás entes es muy parecida a la diferencia en Sartre entre el ser para sí y el ser en sí.
El punto es que, dado que su existencia es suya y no de nadie más, la elección o decisión primordial del Dasein consiste en reconocer eso, hacer que su existencia sea propia, apropiarse de ella. Sartre diría que se trata de responsabilizarse por su existencia. En todo caso, la existencia del Dasein se vuelve auténticamente suya. O, por el otro lado, el Dasein puede no reconocerla, no hacérsela propia, en cual caso considera su ser no como el ser de un quien, sino de un qué, como la semilla. Al leer en el texto eso de la impropiedad o inautenticidad puede que el lector piense en Nietzsche y lo que dice sobre el rebaño, que la mayoría de los hombres son como borregos que siguen al de enfrente, haciendo caso omiso de su individualidad y negando tomar decisiones propias. En un sinnúmero de novelas, obras de teatro y películas encontramos la oposición entre un héroe existencialista por un lado y las masas anónimas y conformistas que le rodean. Ésta es una excelente estrategia taquillera, pero la distinción que hace Heidegger no va por ahí. No utiliza estos conceptos para evaluar éticamente a las personas, sino para estructurar inteligiblemente su investigación sobre el ser. Los binomios propiedad/impropiedad o autenticidad/inautenticidad son como el binomio verdadero/falso en la lógica. Para que la lógica opere como una investigación racional, requiere de una distinción fundamental. Pues es lo mismo con Heidegger. De hecho, dice: “Pero la impropiedad del Dasein no significa, por así decirlo, un ser “menos” o un grado de ser “inferior”. Por el contrario, la impropiedad puede determinar al Dasein en lo que tiene de más concreto, en sus actividades, motivaciones, intereses y goces”. Recordemos que Heidegger analiza el Dasein debido a su particular relación con el ser. Sea esa relación propia o impropia, ilumina para Heidegger la estructura ontológica subyacente del Dasein, la cual servirá para entender el ser en general.
A pesar de la primacía que tiene Dasein para una investigación del ser, cosa que discutimos en el último vídeo, Heidegger no puede simplemente acercarse a alguien y pedirle que le cuente sobre el ser. El Dasein no lo puede revelar de forma inmediata y clara ya que el ser, como dice Heidegger, es lo que está más lejos del Dasein, es decir, lejos de su comprensión. Un ejemplo puede ilustrar el problema. Eres muy bueno jugando el billar, pero si alguien te preguntara sobre las leyes de la física que rigen el movimiento y la conducta de las bolas, no sabrías decirle. Las leyes de la física constituyen la estructura de trasfondo en la que un juego como el billar sea posible. Pasando al lado del Dasein, la estructura existencial de su modo de ser es lo que permite que haya o que se revele un mundo en primer lugar. Dado que es la condición para cualquier estado particular del Dasein, los existentivos que mencionamos en un vídeo anterior, el Dasein no puede tener un conocimiento directo de esa condición de trasfondo, de la misma manera que no puedes ver lo que permite que veas, o sea tus propios ojos.
Dada esta situación, entonces, ¿cómo va a proceder en su investigación? Supuestamente, el Dasein es el ente indicado para la pregunta por el ser, pero si no tiene acceso directo a su ser, ¿cómo lo puede interrogar Heidegger? En la sección 5 dice: “No se debe aplicar a este ente de un modo dogmático y constructivo una idea cualquiera de ser y realidad, por muy “obvia” que ella sea; ni se deben imponer al Dasein, sin previo examen ontológico, “categorías” bosquejadas a partir de tal idea. El modo de acceso y de interpretación debe ser escogido, por el contrario, de tal manera que este ente se pueda mostrar en sí mismo y desde sí mismo. Y esto quiere decir que el ente deberá mostrarse tal como es inmediata y regularmente, en su cotidianidad media”. Volviendo a nuestro ejemplo del billar, es como si alguien quisiera conocer las leyes de la física al examinar la conducta de las bolas mientras se juega.
Bueno, hemos pasado todo este vídeo en la sección 9, pues es importante tomar el tiempo al principio para asentar bien los conceptos porque los vamos a ver a lo largo del libro. Para ir terminando el vídeo, quiero mencionar el tema de la sección 10. Ahí Heidegger distingue su analítica del Dasein de la antropología, la psicología y la biología. Éstas son ciencias que estudian al hombre, pero lo estudian de la misma manera que un botánico estudia la semilla, como una cosa que manifiesta propiedades. Al estudiar los entes de esta forma, el científico maneja una ontología, esa ontología sustancialista que vimos en el primer vídeo. El psicólogo o el biólogo nos puede dar mucha información sobre los seres humanos, más nada con respecto al ser de los seres humanos. Claro, si no tengo de donde nutrirme, voy a morir, al igual que la semilla. Pero a diferencia de la semilla, puedo elegir ser arquitecto, aprender la guitarra, o ser suscritor de la Fonda Filosófica. Incluso, con respecto a eso de nutrirme, el Dasein tiene la opción de nutrirse o no. ¿Cuál es el punto de seguir viviendo? Para Albert Camus, la pregunta por el suicidio era la más importante. El Dasein puede decidir al respecto, la semilla no. Las categorías que usa el científico, sea antropólogo, psicólogo o biólogo, no pueden dar respuesta a este tipo de pregunta. Lo que analiza el científico son propiedades que son las mismas para cualquier miembro de una clase. Sin embargo, la decisión de ser un arquitecto o aprender la guitarra tiene sentido sólo con respecto a una existencia que puede llamarse mía.
Bien, en el siguiente vídeo veremos cómo Heidegger empieza a bosquejar la estructura de la existencia del Dasein. Nuestro punto de partida será el existenciario más básico, aquél de estar-en-el-mundo.

Descargar guión en PDF

Audio

Descargar audio aquí

35 Comments

  1. Jose Otoniel Orrego V. · 27/08/2016 Responder

    Magnifico. Darin te sigo. Te admiro. Gracias. Muchas gracias.

  2. Amelia · 27/08/2016 Responder

    Profesor: siempre tan claro! Gracias, por la “comida”

  3. Adriana · 27/08/2016 Responder

    Hola Darin,

    Gracias por el nuevo video, aún se me hace larga la espera…

    Esta vez comparto algo que espero no se mal interprete.
    La verdad a veces creo que no debería seguir en estos temas. No es que no me interesen o que no sean apasionantes y sus videos excelentes y las lecturas estimulantes, pero en particular me cuesta tanto verlo desde un sentido meramente académico o de conocimiento, y es que surge de repente una necesidad de incorporar conceptos y establecer comparativos en una búsqueda de respuestas sobre la propia existencia… parece configurar terrenos que a su vez amenazan con abrir una brecha enorme con las personas y la “realidad” del resto del mundo… como la posibilidad de ser un camino en soledad.

    En fin, aun así, aquí estamos, un abrazo!

    • Vladímir · 25/12/2016 Responder

      Tu redacción carece de sentido, de unidad y de lógica. Es ambigua, desordenada, obscura y burda.
      Te recomiendo seriamente tomar un curso de lectura y escritura.

      Saludos

  4. Arturo · 28/08/2016 Responder

    Gracias por este curso sobre el ser y el tiempo. Por fin me estoy enterando . Me encantan tus videos. Son muy didacticos y amenos. Gracias.

  5. emilio · 28/08/2016 Responder

    “… Es en este sentido que el ser del Dasein, como platicamos en un vídeo anterior, se presenta o se manifiesta como una cuestión abierta, algo que tiene que resolverse, algo sobre el cual una decisión tiene que tomarse. Las computadoras y los perros no hacen eso. Al reunir las propiedades que los definen, ya son lo que son. Lo que Heidegger está diciendo es que lo que constituye la esencia del Dasein no son propiedades, sino más bien posibilidades. El ser de un perro está cerrado. Como dijo Rousseau, “Al cabo de unos meses de nacer, un animal es lo que será el resto de su vida”. El Dasein no; su ser, en cambio, está abierto. En todo momento de su existencia, tiene su vida por vivirse, por realizarse”…

    Si los entes solo fueran lo que son, no habríamos conocido ni las computadoras ni los perros. Todo cambia desde el inicio de los tiempos, y nuevos entes llegan. Muchímos han llegado sin intervención humana (evolución natural) . El Dasein es un recién llegado y me encanta su diferencia específica (las posibilidades asociadas a sus propias decisiones).

    Podría ser que el ser del perro (sus propiedades) esté de alguna manera abierto?. Todas las variedades de perro existentes ahora ( y de muchísimas plantas) son el resultado de cambios en las propiedades de sus predecesores.

    Gracias Darin!
    Entré a la Fonda hace unos meses sin noticia previa y sin saber qué encontraría.
    Para mi gusto la comida es excelente!

    • Darin · 01/09/2016 Responder

      Hola Emilio. Que bueno que te hayan gustado los platos, jaja. Pues en cierto sentido el ser del perro está abierto también pero las decisiones no las toma el perro sino el azar sobre el tiempo en la evolución.

  6. angel · 28/08/2016 Responder

    Estoy re atrasado con las lecturas, pero deseo ponerme al dia , es muy interesante todo lo que publicas!, saludos y felicitaciones!

  7. Jose · 28/08/2016 Responder

    Exc, muchas gracias por tan generosa entrega !

  8. Angel Leo · 29/08/2016 Responder

    Gracias Darin. Un abrazo desde Perú

  9. Franco Carlos Alberto · 30/08/2016 Responder

    Exelente trabajo – cada una de tus clases es un tesoro de sabiduria – muchas gracias por tus mail anunciando la puesta en marcha de un nuevo titulo –

  10. MARIANO SEBASTIÁN MORO · 31/08/2016 Responder

    Dearin estaba pensando en el tema de la sección diez, el de la comparación de la analítica del Dasein, y surge como coherente la distinción con ciencias fácticas como la medicina. En cambio encuentro ciertos puntos de contacto con el psicoanálisis, a pesar de los reparos al rigor científico, de alguna manera se orienta a aquello que hace a un ente, en el caso un cuerpo humano, un ser humano! Muy bueno el video! Gracias

  11. SIMON ANDRES IDROBO ZUÑIGA · 01/09/2016 Responder

    Cordial Saludo estimado amigo anexo el siguiente Capítulo dedicado a Martin Heidegger perteneciente a la serie “Humano, demasiado humado”, producida por la BBC. En el documental se hace un recuento de los hechos más destacados de la vida del filósofo (como, por ejemplo, su relación con Edmund Husserl y Hannah Arendt) y de algunos aspectos de su pensamiento. La mayor parte del documental está dedicada a explorar los vínculos entre Heidegger y el nazismo, presentándose diferentes argumentos sobre las posibles causas de éstos. El capítulo reúne testimonios de intelectuales reconocidos como Richard Rorty, George Steiner y Hans-Georg Gadamer, entre otros.

    https://youtu.be/zVu0sMt0FrQ

  12. SIMON ANDRES IDROBO ZUÑIGA · 01/09/2016 Responder

    Cordial saludo adjunto el video en el cual se hacen explicitas las posibilidades del Dasein. ¿Cuál es la posibilidad de todas mis posibilidades? En todas mis posibilidades está la posibilidad de morir. El Dasein y la finitud. El ser-para-la-muerte. La existencia auténtica y la existencia inauténtica. “Todo misterio pierde su fuerza”. El señorío de los Otros. El “Otro” puede ser cualquiera. Lo “Uno”. El Das Man. El “se dice”. “Se piensa”. “Se cree”. “Se opina como opinan todos”. La “publicidad”. Todos son el Otro y ninguno es él mismo. El “estado de interpretado”. La “avidez de novedades”. Las “habladurías”. Todo está “aplanado” en la unidad. Lo inauténtico niega la realidad del ser-para-la-muerte.

    https://youtu.be/AZGTvC0KWaw

  13. Jorge · 03/09/2016 Responder

    Gracias por acercarnos la filosofía de una manera tan ilustrativa y comprensiva.
    Jorge

  14. Cris · 08/09/2016 Responder

    Muchísimas gracias por tu labor! No sabes lo muy placenteros que me resultan tus videos, lo haces tan interesante y al mismo tiempo accesible. Eres grande Darin, da gusto “encontrarse” con gente como tú, enriquecedora y buena.

    Cris

  15. Alexander · 14/09/2016 Responder

    Gracias por el aporte, Darin.

    Dices: “Ésta es una excelente estrategia taquillera, pero la distinción que hace Heidegger no va por ahí. No utiliza estos conceptos para evaluar éticamente a las personas, sino para estructurar inteligiblemente su investigación sobre el ser”. ¿Por qué la diferencia entre grandes hombres y bajos es una distinción (evaluación) ética?

  16. luis esquer · 12/10/2016 Responder

    gracias Darin, no puedo creer que este entendiendo este libro, crei que moriria antes de entenderlo, no sabes lo agradecido que estoy con tus videos, gracias de verdad, saludos desde hermosillo, sonora

  17. Liliana · 22/11/2016 Responder

    Muy bueno! Seguí adelante con tus clases muy esclarecedora!

  18. Liliana · 22/11/2016 Responder

    Muy bueno! Adelante con tus clases muy esclarecedoras!

  19. ruth · 10/12/2016 Responder

    Hola! Soy una nueva seguidora de su blog y se muy poco de filosofía. Usted a logrado explicar cosas que yo pensaba muy complejas y que no me eran claras, le agradezco mucho. Saludos!

  20. Rafael Ruiz · 28/02/2017 Responder

    Hola Darín: “El ser del Dasein se presenta o se manifiesta como una cuestión abierta, algo que tiene que resolverse, algo sobre el cual una decisión tiene que tomarse..y esto lo diferencia del resto de los entes..” en el mundo de Hiedegger (un mundo con sus características, digamos al rededor del 1930) esa premisa parece verdadera, pero en la actualidad es discutible porque hay un nuevo sujeto, que son los agentes con IA, son soft con inteligencia Artificial, presentes en la redes sociales, virus informáticos…son una realidad, existen, aprenden y “toman decisiones” es decir que es un ente que a diferencia de las rocas y perros , este ente si se va realizando, es posibilidad…para hiedegger la diferencia entre el dasain y el resto de los entes no es que el dasain es un ser vivo o tiene propiedades biologicas, sino que es posibilidad, que se va creando hacia adelante, y esto justamente lo que son estos agentes con IA de la actualidad, la unica diferencia ontológica es que ellos fueron creados por los hombres, y el hombre por la naturaleza, dios, el big bang o lo que nuestro ser-en-el-mundo “crea” conveniente…sin entrar a hablar de “vida” me pregunto si es correcto hablar de dasain artificial. Saludos

    • Darin · 01/03/2017 Responder

      Hola Rafael. Interesante tu reflexión. Aunque los IA se desarrollan, lo hacen a través de algoritmos. ¿Entiende el traductor de Google lo que traduce? ¿Se preocupa por lo que pueda ser? Creo que aún no (aunque quizá algún día, quien sabe).

  21. Rafael Ruiz · 02/03/2017 Responder

    excelente, mil gracias, son muy importantes tus aportes al estudio de algo tan complejo como apasionante…

  22. Cipactli · 19/03/2017 Responder

    Profesor, en primer lugar, quisiera agradecerle sus valiosos videos para comprender a autores con una escritura tan compleja como la de Heidegger. En segundo lugar quisiera saber su parecer con respecto a si existe alguna especie de paralelismo entre Ernst Cassirer y Heidegger? Sobre todo en el libro del primer autor con respecto a su antropología filosófica y el del segundo con su ser y tiempo.

    • Darin · 20/03/2017 Responder

      Hola Cipactli. La verdad no conozco muy bien a Cassirer, no sabría decirte, perdón.

Dejar comentario