Heidegger: El ser y el tiempo, pt. 5

Hoy vemos el primer existenciario, el estar-en-el-mundo, y los entes a-la-mano con los que el Dasein se relaciona.

Guión

 En la sección 12 empezamos propiamente la analítica existencial del Dasein. ¿Por qué una analítica existencial? Porque ésa es la esencia del Dasein. Su modo de ser consiste en existir, en el sentido que vimos en el último vídeo, cosa que le distingue de los demás entes. Si analizáramos cualquier otro ente, sería un análisis categorial. ¿Por qué? Porque el ser de entes como perros o computadoras consiste en encerrar propiedades con base en las cuales muchos individuos pueden agruparse en clases o categorías. El problema que tiene Heidegger con la tradición es que ha entendido el ser en general en términos de este último.
Bueno, dado que la esencia del Dasein es la existencia, no lo analiza con categorías, sino con existenciarios. Recuerda que los existenciarios forman la estructura a priori del ser del Dasein. Si te suena medio abstracto eso, comparémoslo con lo que hace Kant en su primera Crítica. A Kant no le interesa el ser del Dasein sino el pensamiento del sujeto. El pensamiento tiene una estructura conformada no por existenciarios, sino por conceptos puros o a priori que se emplean en todo acto de conocer. Encontramos la misma idea en el análisis de Heidegger, la de identificar los elementos a priori que conforman la existencia de cualquier Dasein.
Bien, el más general o básico de estos existenciarios es lo que Heidegger llama el estar-en-el-mundo. Dasein, como sabemos, significa literalmente, estar-ahí. ¿Qué es ese “ahí” donde está el Dasein? Un mundo. Todo Dasein está en un mundo. Puede sonar extraño decir eso porque este libro no es Dasein pero está en el mundo, ¿no? Sí y no. Todo depende de esa pequeña preposición “en”. Entes como el libro ocurren en el mundo físico y guardan relaciones espaciales con otros entes. Por ejemplo, cuando decimos que el agua está en el vaso, el “en” se usa en el sentido de contenido o contiguo con. Esto es un uso óntico que es apropiado para entes que son un “qué”, cuyo modo de ser es el Vorhandensein, como vimos en el último vídeo.
Pero el Dasein no es un “qué” sino un “quien”. Cuando Heidegger dice que el estado básico del ser del Dasein es estar-en-el-mundo no quiere decir que ocupa una posición espacial en medio de un conjunto de otros entes, sino que habita un entorno que le es familiar. Dice: ““Ser”, como infinitivo de “yo soy”, e.d. como existencial, significa habitar en…, estar familiarizado”. El Dasein experimenta su mundo no como una mera colección de objetos, sino como una totalidad organizada y familiar de relaciones significativas entre diversas metas, actividades y entes. El Dasein no es en absoluto un robot. Imagínate que los dos entraran en una estructura como ésta. Para el robot, sería simplemente una casa llena de objetos que percibe como un espectador aislado. Su actitud o postura sería teórica, midiendo y calculando desde la posición que ocupa para producir conocimiento sobre su entorno. Para el Dasein, la estructura no es una casa, sino un hogar. El hogar no le contiene como un objeto, sino más bien el Dasein lo habita. A diferencia del robot espectador, el Dasein es un actor cuyas preocupaciones no son teóricas, sino prácticas.
Cualquier ente que no sea Dasein está “en” el mundo, contenido en él. Pero el Dasein, dice Heidegger, está “en medio” del mundo, absorto en un ambiente en el que se ocupa de las cosas que ahí le rodea de una forma fluida y familiar. Ésta es una foto de un hombre majísimo que se llama Rafael; es mi carpintero. Cuando lo visito en su taller, veo muy claramente a un Dasein en medio de su mundo empleando de forma práctica y con gran maestría las herramientas que lo componen. Los más célebres ejemplos de El ser y el tiempo tienen que ver con el uso de herramientas, los cuales veremos más adelante, así que volveremos con Rafael y su taller. De momento, lo menciono para ilustrar eso de estar-en-el-mundo y para contrastarlo con la manera en que la tradición, especialmente desde Descartes, ha entendido la relación del hombre con el mundo. La filosofía moderna supone un sujeto aislado del mundo que de alguna manera tiene que hacer contacto con ese mundo y conocerlo. Este aislamiento es lo que hace que el conocimiento, y por lo tanto la epistemología, sea el tema principal de la filosofía moderna, y que nuestra postura frente a este problema sea teórica. Para Heidegger, el Dasein ya está en el mundo, por lo que el problema epistemológico es falso o ilusorio. La ilusión surge porque confundimos el ser del Dasein con el de las cosas.
Si eres estudiante de filosofía, seguramente te ha tocado la experiencia de estar en una fiesta y alguien te pregunta qué estudias y dices “filosofía” y te ponen una cara así como. Te sueltan esa expresión porque los filósofos hacen preguntas raras como “¿Qué es en realidad una mesa?” “¿Cómo puedo estar seguro que está realmente ahí?” y cosas de ese tipo. Ésa es una postura teórica que sin duda es apropiada cuando se trata de cosas como el bosón de Higgs, pero no de las cosas del mundo cotidiano en que el Dasein existe. Ahí el Dasein no conoce objetos, sino que los usa, los emplea; su relación con las cosas no es epistemológica o teórica, sino práctica. En la sección 13, Heidegger dice que esta relación epistemológica con el mundo donde uno se ocupa de la cuestión del conocimiento es sólo una forma derivada de ocuparse, derivada de la relación más fundamental de estar-en-el-mundo, de estar en medio de o habitando un ambiente de forma práctica.
Bueno, en los próximos tres capítulos, que van de la sección 14 a la 38, Heidegger trata por separado los elementos que componen el estar-en-el-mundo: en el capítulo tres habla del “mundo”; en el cuatro habla del “quien” que habita ese mundo, el Dasein; y en el quinto capítulo habla de la relación de “estar-en”. Estos tres capítulos no tratan de tres cosas distintas, sino de tres aspectos del uno y el mismo fenómeno unitario que es el estar-en-el-mundo; es por eso que lo escribe con guiones entre las palabras. A lo largo de esta discusión veremos varios existenciarios, todos los cuales conforman la estructura del ser del Dasein, pero que van más o menos de lo más general a lo más particular, llegando en el capítulo siete al existenciario que de forma más adecuada revela al Dasein su propia existencia, a saber, el cuidado.
Pero bueno, vamos por partes. El Dasein está-en-él-mundo. ¿Cómo es ese mundo? Para nosotros hoy en día, el mundo es lo que vemos en Google Earth. Nos enseña casas, árboles, montañas y estrellas, pero, como dice Heidegger: “[semejante] descripción queda retenida en el ente. Es óntica. Pero lo que se busca es el ser”. ¿Recuerdas hace tiempo que dijimos que el ser de los entes no puede ser sí mismo un ente? Pues vuelve a expresar la misma idea aquí. El mundo como un conjunto de entes o el espacio que los contiene es un concepto científico o óntico. Éste es un sentido en que podemos hablar del mundo, y cuando Heidegger se refiere al mundo en este sentido pone la palabra “mundo” entre comillas.
Otro sentido es el que ya hemos tratado con nuestro ejemplo del Dasein y el robot. El mundo en el que existe el Dasein no es el de entes aislados como el que percibe el robot en plan teórico, sino un entorno de relaciones significativas que se prestan a la realización de sus metas prácticas. Heidegger describe “mundo” en este sentido como: ““aquello en lo que” “vive” un Dasein fáctico en cuanto tal. Mundo tiene aquí un significado existentivo preontológico”. Recuerda que “existentivo” se refiere al entorno óntico concreto en que un Dasein particular se mueve. En este sentido, el mundo en que se mueve mi amigo carpintero en su taller es distinto al mundo en que yo como académico me muevo.
Estos dos sentidos de “mundo” son ónticos, es decir, tienen que ver con entes. Sin embargo, Heidegger está interesado en el nivel ontológico, en el ser de estos diferentes mundos. En otras palabras, busca aquello que de forma a priori hace que un mundo sea un mundo. Llama esto la mundaneidad del mundo, como vemos en el título de esta sección. Sabemos que no lo vamos a encontrar haciendo un catálogo de entes, sino al analizar la existencia cotidiana del Dasein. Recuerda que nuestro acceso al ser, o en este caso a la mundaneidad del mundo, no puede hacerse menos a través de los entes. Esto es lo que Heidegger empieza a hacer en la sección 15; su análisis consiste en una descripción fenomenológica de la forma en que el Dasein se relaciona con los entes de su entorno.
Heidegger dice que nuestra forma de tratar los entes no es la de: “conocer puramente aprehensor, sino el ocuparse que manipula y utiliza […] La pregunta fenomenológica se dirige en primer lugar al ser del ente que comparece en dicha ocupación”. Ya hemos hablado mucho de una forma de relacionarse con los entes, una que los ve como simplemente ahí, como un objeto tras un vidrio en un museo que podemos inspeccionar. Éste es el modo de ser que Heidegger llama Vorhandensein. Fenomenológicamente, los entes no se presentan al Dasein de esa manera, sino como cosas útiles que se prestan a las necesidades del Dasein. Este modo de ser lo llama Heidegger Zuhandensein, o como lo traduce Rivera, a-la-mano. Para el robot, los entes son objetos de conocimiento; para el Dasein son herramientas o útiles. Al emplear los entes de esta manera, el Dasein no está consciente de sus propiedades, sino que simplemente los emplea. En este sentido es como si el ente estuviera invisible ya que el Dasein está absorto en lo que hace.
Hay un anécdota que ilustra bien la diferencia entre Vorhandensein y Zuhandensein. Cuentan que andaba por ahí un ciempiés, caminando muy rápido. Un sapo lo observaba y se quedó maravillado por cómo coordinaba todos sus pies para caminar. Al pasar por el sapo, el sapo le paró y le dijo: “Oye, qué maravilla lo que haces; explícame cómo coordinas todas tus patas”. El ciempiés se pone a pensar y dice: “Bueno, pues primero este pie y luego aquél” y al mismo tiempo que hablaba, movía los pies para mostrarlo, pero de repente se tropezó y se cayó. ¿Y la moraleja? Pues al principio, sus pies estaban a-la-mano; no los prestaba atención, sino que simplemente los empleaba para caminar. Esto es Zuhandensein. Respondiendo a la pregunta del sapo, se puso en plan teórico, viéndolos como objetos extraños que tenía que manipular. Esto es el ente como Vorhandensein.
Heidegger no habla de las patas de un ciempiés, sino de un martillo. Dice: “cuanto menos sólo se contemple la cosa‐martillo, cuanto mejor se eche mano del martillo usándolo, tanto más originaria será la relación con él, tanto más desveladamente comparecerá como lo que es, como útil”. Hay otra diferencia importante entre estos dos tipos de ente. A diferencia del ente como objeto aislado (el Vorhandensein), el ente a-la-mano o útil nunca se encuentra aislado, sino que se remite a otro útiles. Dice Heidegger: “un útil sólo es desde su pertenencia a otros útiles: tintero, pluma, tinta, papel, carpeta, mesa, lámpara, muebles, ventanas, puertas, cuarto”. En esta remisión o referencia de un útil a otro vemos una relación de “para qué”, de medio y fines. El tintero es para llenar la pluma, que es para escribir sobre el papel, lo cual es sostenido por la mesa, la cual es iluminada por la lámpara, etc. Lo que tenemos aquí no es un espacio lleno de cosas, sino un sistema o totalidad de referencias. Como las herramientas en el taller de mi amigo carpintero, o las de un cirujano en un quirófano, el sistema de referencias entre los útiles permite que algo práctico se lleve a acabo. Es este sistema de referencias lo que constituye un mundo: el mundo del carpintero o del cirujano. El mundo no es un ente más por ahí que podemos discernir, sino lo que hace posible que entes se manifiestan como útiles a-la-mano.
Ahora bien, recuerda que en este análisis y en lo que viene en los próximos capítulos, Heidegger trata de discernir la estructura esencial del ser del Dasein. Lo que hemos visto hasta ahora es que la forma de existir del Dasein, su forma de relacionarse con los entes, implica un mundo. Pero si puede haber diversos mundos, como el del carpintero y el del cirujano, ninguno de esos mundos puede ser esencial para todo Dasein. Lo que es esencial es que el Dasein se encuentre en algún mundo. Así que, lo que forma parte de su estructura esencial no es “el mundo”, sino la mundaneidad, las relaciones básicas que constituyen cualquier mundo como tal.
Como siempre, nuestro acceso al ser, o en este caso la mundaneidad, es a través de los entes, específicamente los entes a-la-mano. El problema es que cuando el Dasein emplea estos entes, el propio ente y el mundo de relaciones que lo posibilita pasan a un segundo plano; en efecto desvanecen, de modo que no pueden describirse. Entonces, ¿cómo puede Heidegger hacer explícito lo que el Dasein comprende implícitamente en su actividad cotidiana?
En la sección 16 nos dice que la respuesta reside en los momentos cuando el flujo de nuestra actividad es interrumpida. Esto ocurre cuando algún útil está roto o no funciona. Giras la llave en tu coche pero no arranca. O cuando algún útil no está, por ejemplo, no encuentras las llaves de tu coche. O cuando algún útil está pero impide lo que quieres hacer, por ejemplo, una rama cayó de un árbol y bloquea tu coche. En todos estos ejemplos, el sistema de referencias que conforman los entes a-la-mano de un mundo dado es sacudido, interrumpido. En estos momentos el mundo que normalmente permanece invisible se revela. Es como la musculatura de tu cuerpo. Normalmente no sientes este sistema que te permite mover, pero si vas al gimnasio y trabajas muy duro, el día siguiente estás muy adolorido y sientes músculos que no sabías que tenías.
Volviendo a Heidegger, lo que se ve en estos momentos es precisamente la relación entre las cosas, su conexión entre sí y por tanto su significatividad para la existencia del Dasein. Dice Heidegger que en estos momentos de interrupción de repente todo el sistema de conexiones se resplandece. Donde antes estas referencias eran implícitas, ahora son explícitas, como el dolor de tus músculos – ahora sientes las conexiones que conforman tu cuerpo.
Ahora bien, ¿cual es la finalidad de todas estas referencias y conexiones de los entes entre sí? Usamos el tintero para llenar la pluma para escribir una carta para comunicar algo a un amigo para ¿[…] qué? Todo se remite a fin de cuentas al Dasein, a algún bien suyo o, más ampliamente, a alguna posibilidad de su ser. Cuando hace tiempo introdujimos la noción del Dasein, dijimos que se ser le es una cuestión abierta, algo que tiene que resolver. Si es así, la resolución de su ser, las decisiones que tiene que tomar acerca de cómo vivir su vida, tiene que hacerse en alguna actividad práctica y eso puede hacerse sólo en un mundo. De esta manera vemos que el concepto de mundo como existenciario tiene que constituir parte de la estructura esencial del Dasein.
Bueno, hemos tratado muchos temas el día de hoy y aún así no vimos todos los detalles, pero sí lo básico y más importante. Y aún no terminamos su análisis de “mundo”. En el próximo vídeo cerramos este tercer capítulo con su discusión de Descartes y la espacialidad.

Descargar guión en PDF

Audio

Descargar audio aquí

12 Comments

  1. Adriana · 17/09/2016 Responder

    Ahhhh súper chido!!! Gracias!

  2. josé luis cimini · 17/09/2016 Responder

    Darin…sos un fenómeno!!!!

  3. Eduardo Coli · 17/09/2016 Responder

    Haber estimado Darin , que objeciones, le puedas hacer o encontrar a esta interpretaciones o lectura personal del Dasein de Heidegger.

    Se puede ver o entender el Dasein como la acción subjetiva que se anima y manifiesta , que actúa y procede, sobre el mundo, sus cambios y transformaciones, por medio y a través de un cuerpo, un ente, vivo, o no vivo, inerte, muerto, mecánico, funcional, como cualquier herramienta -objeto, como un avión de combate, una heladera, que sirven a los objetivos prácticos, de la manifestación Dasein, o de la subjetividad como la acción mental, que los mueve y anima, en la relación practica-productiva, conque el mundo se realiza construye.

    Dasein o subjetividad, o dominio mental, que se puede manifestar también sobre todas las cosas del mundo, por medio y a través de un cuerpo no muerto, vivo, pero sometido, dominado, que obedece al Dasein, o a una subjetividad externa, que los mueve y emplea, con algún sentido práctico productivo.

    Como el carpintero o el mecánico a sus herramientas, como cuando se observa a un solado, siendo movido, motivado a la lucha, o la guerra, a dar la vida por la acción subjetiva, de la intención subjetiva, o los objetivo que persigue el Dasein, que pasa y se manifiesta, por medio y a través del soldado, las matemáticas, la física nuclear, etc.,

    Que pase y se manifieste el Dasein por medio y a través del soldado, como por medio y a través de la ingeniería de sistema, como del manejo del acero y de todo otro conocimiento, que se encuentran al alcance de la mano (la mano metafóricamente hablando) de los objetivos del Dasaisn, no implica, como vemos, que el Dasein se pueda limitar o reducir como potencia, como acción, a un ente, o a un cuerpo, en sus manifestaciones.

    Un abrazo

  4. Luis · 17/09/2016 Responder

    Gracias, Darin. Muy valioso comentario de Ser y Tiempo. Un abrazo. Luis

  5. amado ortiz · 24/09/2016 Responder

    favor de subir un vídeo donde se nos muestre los intentos para conciliar la fe y la filosofía

  6. Carlos Acosta Barros · 06/10/2016 Responder

    Hola Darin:
    A pesar de la complejidad de los conceptos, son muy claras las explicaciones y excelente su pedagogía y ayudas en los diferentes temas filosóficos tratados. Pregunto ¿Ya está disponible el video 6 de Heidegger?
    Cordial saludo
    Carlos Acosta Barros

  7. Omar · 05/11/2016 Responder

    Hola Darin, me fascinan tus videos, pero no voy a soslayar las diferencias que me suscitan también ciertos contenidos, aunque cierto es que no sé en qué casos las diferencias son contigo o con el filósofo que magistralmente representas. En este caso, y en este momento sólo diré que para el robot, no san datos ni nada, de lo que así sugeriste eran para él. El robot no pasa de su automatización, es como decir que para el coche la carretera es algo, y pues no es así, para quien usa el coche sí por supuesto.
    Por otro lado, pienso que Heidegger se equivoca al pensar que el ser es algo, creo que el ser no es nada que no sea una descripción óntica. Asimismo, pienso que la equivocación radica en seguir pensando que eso que llamamos ser humano es lo primario y no lo secundario. En fin, te envío saludos, muchos, gracias por tus brillantes exposiciones.

Dejar comentario