El sentido de la vida

Una pequeña teoría sobre el sentido de la vida y la libertad del hombre.

Guión

No sé tú, pero son muy pocas veces que me río cuando leo un texto de filosofía.  Una excepción es El discurso sobre el origen de la desigualdad de Jean Jacques Rousseau.  En una parte del escrito pregunta por la diferencia entre los animales y los seres humanos.  No responde, como Aristóteles, que los humanos son racionales, sino que son libres y que tienen la capacidad de perfeccionarse.  Dice, “ . . . un animal es al cabo de algunos meses lo mismo que será toda su vida, y su especie será después de mil años la que era el primero.  ¿Por qué únicamente el hombre está sujeto a degenerarse en imbécil?”  Eso de imbécil es chistoso en parte porque nos creemos superiores a los animales, pero lo que dice Rousseau es verdad.  Los animales no son ni buenos ni malos, ni genios ni imbéciles.  Simplemente son lo que la naturaleza dicta que sean.  Los humanos comparten el lado animal pero también lo transcienden.  No tenemos que someternos totalmente a los dictados de la naturaleza sino que podemos forjar libremente el camino de nuestra vida.  Lamentablemente, para Rousseau, la gran mayoría sacan muy poco provecho de su libertad y muchos se convierten en imbéciles.

En los antiguos griegos y luego en el cristianismo se hablaba de una gran cadena del ser en la que el hombre se situaba entre lo divino y lo puramente físico y animal.  Dios está hasta arriba, luego los ángeles, los demonios, el hombre, animales, plantas, y como final minerales.  En el límite inferior se tiene el no-ser y hasta arriba la plenitud del ser.  El hombre, entre los animales y los ángeles, ocupa un lugar privilegiado porque comparte la naturaleza de los dos.  Debido a su libertad puede inclinarse más hacia el lado espiritual o más hacia el lado físico/animal.  Vemos esta relación de los seres en esta imagen de 1617 y también en la representación de los chakras del hinduismo que simbolizan los posibles niveles de manifestación de la vida humana.

Nietzsche habló de la misma idea en Así habló Zaratustra.  Ahí compara el hombre y su condición con una cuerda floja extendida sobre un abismo entre la condición animal por un lado y el Übermensch, o superhombre, por el otro.  Esta imagen es maravillosa porque muestra muy bien el riesgo que implica transitar una vida verdaderamente humana.  La mayoría prefieren quedarse en tierra firma, en condición de animal.  Pero para los que enfrentan el abismo la grandeza espiritual les espera.  Lo que dice Nietzsche sobre el volatinero es mucho más detallado y complejo pero el punto es que muchos filósofos, desde Platón hasta Sartre, han tratado la naturaleza indeterminada de la vida humana y las posibilidades de transformación que están a su alcance.  No voy a hablar aquí de todo lo que han dicho aunque posteriormente espero hacer unos vídeos al respecto.  Más bien quiero usar este tema como punto de partida para plantear lo que de forma un tanto pretenciosa llamaría mi pequeña teoría sobre el sentido de la vida.

Esta pregunta es muy antigua y la gran mayoría de la gente, sean filósofos o no, la han hecho en algún momento.  Acabo de buscarlo en Yahoo en su sección de preguntas y respuestas.  Muchos han hecho la pregunta y muchos han respondido.  Algunos dicen “conocer a Dios”, otros “amar”, “ser feliz”, “hacer el bien”.  Otros, por supuesto, son más cínicos.  Y yo, ¿qué digo?  “El sentido de la vida es ____ .”  La verdad no sé y ni siquiera sé si se puede responder de esa forma proposicional.  En vez de llenar el vacío con una respuesta, quisiera preguntar por el propio sentido de la pregunta.  ¿Por qué surge la pregunta?  Supongo que podría plantearse de forma desinteresada como por ejemplo cuando en filosofía preguntamos por la relación entre materia y forma.  Pero se me hace que surge en un contexto más existencial o vital.  La persona que hace la pregunta no está pidiendo la definición o función del hombre o de la vida, tal como un botánico haría con respecto a una planta.  Lo que busca no es SABER una respuesta sino TENER una experiencia de estar vivo, de vivir plenamente, con sentido.  Obviamente, al hacer la pregunta no se siente vivo, su vida no tiene sentido.  Es como si su vida fuera una frase musical cuyas notas tuvieran muy poca relación tonal entre sí, como esto.  Quizá el sentido de la vida consista en tener su diferentes elementos arreglados y unidos entre sí de tal forma que imparta una simple cualidad positiva.  ¿Cómo escuchar o sentir la vida como una sinfonía, como algo que a su largo y ancho está bañado de propósito y sentido?

Mi intento de una respuesta empieza volviendo a las plantas.  Hagamos la siguiente pregunta:  ¿Qué es el sentido de la vida para una planta?  Obviamente, la vida de las plantas no tiene un sentido como tal.  Preguntaríamos más bien por su “función” o “fin”.  ¿Qué hacen las plantas, cuál es su función?  Pues yo no soy botánico pero creo que en general podríamos decir que las plantas crecen, logran a tener cierto tamaño y forma propios de su especie, a tener cierto color como el verde, y a fotosintetizar.  Los antiguos griegos hacían este tipo de pregunta muy seguido.  Todo tiene una función, sea una planta, un martillo, o incluso la psique humana.  Pero no preguntaban sólo por la función sino también por las virtudes (en griego “arete”) necesarias para que cada cosa lograba su fin, para que podía funcionar.  Arete significa poder o excelencia.  En el caso de un martillo, por ejemplo, las virtudes que necesita son una cabeza dura y un mango que uno puede agarrar bien.  ¿Y la planta?  Pues hay ciertas condiciones que requiere, como agua y tierra, pero para poder hacer la fotosíntesis requiere de un poder o virtud que los biólogos llaman heliotropismo.  “Helio” significa sol y “tropos” girar.  Los girasoles son famosos por hacerlo y de hecho por eso se llaman así, porque giran hacia el sol.  Si no tuvieran ese poder no podrían funcionar o al menos no hacer bien su trabajo de fotosíntesis.

Como comenté, los antiguos griegos preguntaban por la función de muchas cosas, incluso la psique humana.  En el sentido más básico, la función del humano para ellos era simplemente vivir, pero como dice Sócrates en el Critón, no simplemente vivir sino vivir bien.  Volviendo a la planta, podemos distinguir entre una planta que apenas vive y una que vive o funciona bien.  Pero no lo es tan fácil con la vida humana.  Sea como sea el contenido de una buena vida humana, la virtud que Sócrates decía que uno necesitaba para vivir bien era la justicia, por la que entendió cierta relación jerárquica entre las diferentes partes del alma.  Aquí no voy a discutir ese gran tema de La república de Platón sino tratar de aportar algo yo.

Empecé preguntando por el sentido de la vida de una planta porque me resulta sugerente, desde un punto de vista metafórico, esa capacidad de las plantas de girar hacia el sol, el heliotropismo.  Es una habilidad básica y muy importante sin la cual no podrían funcionar bien.  Sea lo que sea la buena vida para los seres humanos, creo que requieren de un poder semejante.  En el caso de los humanos no es el heliotropismo sino la admiración.  Detengámonos un momento en el significado etimológico de esta palabra.  Viene de la raíz latina “mirari” que significa “maravillarse” y el prefijo “ad” que significa “hacia”.  Entonces cuando admiras algo te maravillas de esa cosa.  Como la flor que gira hacia el sol para buscar su sustento, el ser humano tiene que buscar su sustento.  Lo que necesita es un ejemplo, un modelo a seguir.  El mecanismo que usa para encontrar el modelo es la capacidad de admirar, de sentirse maravillado de algo o alguien.

¿Te acuerdas lo que dijo Rousseau sobre los animales?  “Un animal es al cabo de algunos meses lo mismo que será toda su vida.”  Además, ya viene instalado de fábrica el aparato instintivo que necesitará para sobrevivir.  A los dos o tres meses la cría abandona sus papás y va por su cuenta y hace su propia familia.  El ser humano no.  Dependemos mucho y durante bastante tiempo de nuestros padres.  Ellos tienen que enseñarnos en mayor parte lo que necesitamos para vivir.  Esta capacidad de cambio o formación o lo que Rousseau llamó perfeccionamiento es lo que explica la relativa variabilidad en la conducta humana, el hecho de que la vida puede vivirse no sólo de forma simplemente mala y buena como en las plantas sino mala y buena de muchas formas.  Hay muchos ejemplos en la historia socio-cultural de la humanidad, desde imbéciles hasta héroes.  La flor, al girarse hacia el sol, siempre recibe lo que necesita para florecer, pero el humano al admirar, no.  Puede que se fije en un mal modelo, en alguien que tiene un atractivo superficial pero que por dentro está viciado.  Es por eso, como decía Aristóteles, que la dirección de los padres de uno, y los demás que influyen en él como maestros, amigos, etc., sea tan importante.  Son ellos los que siembran las posibilidades del futuro de uno.  En mi caso no fue tanto una persona como un sistema universitario que, en el tercer año de mi estudio de la carrera de biología (es que quería ser médico) me obligó a tomar un curso de filosofía.  Nadie pudo haberlo predijo, pero a lo largo de ese curso salió el sol más brillante y de forma casi automática giré hacia él.  Estaba yo maravillado.  A mí me gusta la ciencia y creo que habría sido buen médico, pero en la figura de Sócrates encontré mi modelo.

¿Qué es el sentido de la vida?  No sé.  Sólo sé que la vida es significativa cuando uno la vive maravillado.

Descargar guión en PDF

Audio

Descargar audio aquí

51 Comments

  1. Betza · 19/06/2013 Responder

    El discurso del origen de las desigualdades entre los hombres en hermoso, lo tengo como uno de mis documentos base para la tesis de licenciatura 🙂 y de igual manera tuve que reír al leer lo de “imbécil” porque tiene mucha razón. Gracias :).

    • Darin · 19/06/2013 Responder

      La palabra “bastón” viene de “bascilo” porque se parece a esa bacteria que tiene forma de una ramita. “Imbecil” también viene de esa palabra. Entonces, imbécil significa que andas sin bastón, te tropiezas y te caes como idiota! jaja

  2. Gabriel · 07/08/2013 Responder

    Saludos amigo he visto algunos de tus vídeos y me gustan mucho, sin embargo esta vez me gustaría hacerte unos comentarios al respecto, en el vídeo afirmas que la vida de las plantas no tiene sentido, sin embargo creo que aunque aparentemente según tu particular punto de vista no tengan sentido no quiere decir que no lo tengan en realidad. Evidentemente yo no podría decir que tiene algún sentido, pero tampoco puedo decir que no lo tenga.

    Luego haces alusión a su función o finalidad, como bien hacia Aristóteles, pero realmente ¿crees que crecer sea una función?, o más bien la función la realizan las hormonas de la planta que intervienen en el crecimiento de la planta para un determinado fin?. Bueno esto quizás sean tecnicismos del lenguaje pero creo que son importantes para no tener conceptos errados.

    Además creo que haces una especie de antropomorfismo de la planta que solo se explica por el hecho de querer hacer una metáfora como ejemplo.

    Después generalizas diciendo que todo tiene una función, pero ¿realmente es así?, entonces cual sería ¿la función de una roca?, cuál sería ¿la función de un tornado?, la función al menos no es aparente en estos casos.

    Según entiendo tu creencia es que el sentido de la vida es maravillarse, bueno es una visión un poco romántica de la vida, pero no le veo gran diferencia a los que dicen que el sentido de la vida es “ser feliz”, “conocer a Dios”, etc.

    Por mi parte pienso que esa pregunta se puede responder únicamente dependiendo dos cosas, primero de un punto de vista particular y segundo de a cual vida nos estamos refiriendo, por ejemplo, el sentido de la vida para la biología podría ser, “transmitir, multiplicar y perpetuar los genes en el tiempo y el espacio”, en cambio para la astrofísica, el sentido de la vida podría ser tan poco significativo, dado lo grandes y colosales cambios que ocurren en el universo de los cuales algunos quizás aún ni conocemos, que sería un sentido insignificante.

    Yo soy entusiasta de la filosofía, la psicología y la teología, sin embargo soy científico de profesión, biólogo para ser más específico y mi mayor interés está actualmente en el área de la neurociencia, para mi particular punto de vista tratando de ser lo más objetivo que puedo el sentido de la vida como tal pareciera ser el que escribí más arriba entre comillas, como el sentido de la vida para la biología, sin embargo el sentido de la vida (del ser humano) aunque en muchas casos está circunscrito al sentido biológico, es la única especie conocida que puede ir un poco más allá y con su libertad subjetiva “elegir” un sentido diferente que en tu caso si no me equivoco sería maravillarte con el estudio o el conocimiento del universo físico y el universo de las ideas, pero esto además puedo suponer que te hace feliz así que ¿la felicidad podría ser una finalidad de ese sentido?. Luego podría ser otro sentido diferente al tuyo, en ese sentido valga la redundancia nosotros mismos le damos sentido a nuestra vida según nuestras experiencias y yo añadiría, según nuestra genética, esto me hace recordar aquella frase de Sartre que reza algo así: “cada hombre es lo que hace con lo que hicieron con de él” aunque en esta frase no está incluida la genética se pone por un supuesto entonces que todos los llamados “hombres” tienen la misma información genética lo cual no es del todo cierto, pero bueno no es un mal intento desde mi punto de vista.

    En fin, yo llego a la conclusión de que el sentido de la vida es quimérico, cambia dependiendo de varios factores, podemos creer tener la libertad de elegir el sentido de nuestra propia vida, pero la realidad que subyace y sostiene todo lo que conocemos es aún un misterio. Lo que no nos permite formular certeramente una única respuesta a esta pregunta.

    • Darin · 07/08/2013 Responder

      Hola Gabriel, gracias por tus interesantes observaciones. Este vídeo fue un poco raro porque fue una pequeña reflexión mía y no la exposición de un gran pensador como en los demás vídeos. Desde luego, no soy un gran pensador, jaja! Hice el vídeo a petición de uno de mis sucritores de 14 años de edad que de forma muy precoz estaba haciéndose estas preguntas sobre la vida. El mensaje que quería comunicarse era que siguiera aquello que le maraville. Gracias por la aclaración sobre lo de función. Lo tomé de los griegos pero lo que quería decir es que todo tiene algún comportamiento, algo que hace, aunque sea, como en el caso de la roca, simplemente procesos físicos o químicos, como calentarse bajo los rayos del sol. Un roca no tiene casi grados de libertad, una planta más, y un ser humano mucho más. En el caso de la planta, al margen de cualquier uso que pueda tener para el ser humano, se caracteriza por una dinámica de crecimiento y florecimiento. Eso lo puede hacer bien o mal dependiendo de la tierra, agua, acceso a la luz del sol, etc. Eso lo utilizo muy ligeramente como metáfora para el quehacer del ser humano. Quien sabe que sea! Entendemos la biología del ser humano pero no del todo bien su espíritu. El “sol” que necesita ese espíritu pienso yo no puede más que ser, en sentido aristotélico, otros seres humanos que han logrado florecer, a dar forma a su espíritu más allá de su base animal. ¿En qué consiste eso? No hay respuesta, pero yo desde joven tengo mis héroes, mis guias, los que me inspiran y que han servido como estrella polar en mi vida. A lo mejor algún día plantee mejor esta idea. Gracias nuevamente por tus comentarios!

      • GABRIEL JACOB VELANDIA PACHECO · 02/04/2017 Responder

        Hola Darin,
        Casualmente me llamo también Gabriel y sigo tus vídeos hace unos meses. Gracias por este fantástico espacio. Te comento que le comparto el linc a todos mis amigos y estudiantes, soy profesor investigador universitario en Colombia, estudiante de doctorado en Contabilidad en Argentina y filósofo natural.

        Miro siempre tus vídeos y hasta ahora he estado de acuerdo, incluso agradecido y maravillado por tus claras interpretaciones y explicaciones de los temas, muy didácticas y aterrizadas a un lenguaje claro, con muy buenos ejemplos. Noté, como ya mencionaste, que esta vez te atreviste a mostrar tus reflexiones, basadas en buenos argumentos, pero imagino que en constante construcción. En ese sentido, me atrevo también muy respetuosamente a realizar un comentario que pretende aportar a tu camino ya recorrido:

        Comparto tu punto de vista en cuanto a que no sabemos cuál es el sentido de la vida ¿sentido desde qué marco teórico, paradigma o modelo? Desde la epistemología, se plantea que los asuntos cobran sentido dentro de determinados marcos teóricos o modelos con los que entendemos el mundo, sin estos no habrían ideas, pues, estas no surgen de la nada, entonces, en diferentes modelos, posibles diferentes sentidos de vida, por lo que sería difícil establecer un SENTIDO general para la vida.

        Me gusta la idea, escuchada en otra parte diferente a este espacio, que el ser humano es el único ser que le puede otorgar un “contenido” a su vida. Ah! bueno, contenido cobra mas sentido si lo vemos desde lo que planteas con la metáfora de las notas musicales desordenadas. Las posibilidades de llenar nuestra vida con los contenidos que queremos son limitadas, en tal sentido, este es un trabajo duro que se da a lo largo de la vida, cuando sentimos que nuestra vida tiene el contenido que hemos deseado, nos sentimos en armonía, si no, entonces surgen preguntas como ¿Cuál es el sentido de la vida? tal como lo abordas muy inteligentemente, no desde el significado de “sentido de la vida” si no, desde, por que nos preguntamos sobre eso.

        Mi única discrepancia con tus ideas hasta el momento se encuentra en el uso de la metáfora con las plantas, casualmente, mencionada por Gabriel, el biólogo.
        Soy amante de las metáforas como estrategia heurística, pero como todo argumento por analogía hay que tener cuidado con las relaciones que hacemos en nuestro intelecto.

        En el punto en el que planteas que las plantas tienen un proceso de heliotropismo, estás mirando el aspecto biológico y funcional (como organismo que sobrevive) de las plantas, por lo que la metáfora sería válida, solo si al hablar de los hombres tocas solo esas mismas funciones, es decir, podría compararse con la capacidad de oxidar lo alimentos, movernos y quemar calorías, entre otras, si haces referencia a aspectos espirituales de la especie humana, el argumento pierde formalidad al abordar un aspecto que no es válido (epistemológicamente) en las plantas, no hay referencias para la analogía. Se mueve a un nivel supraordinal del objeto “planta”

        En este orden de ideas, comparto tu argumento hasta el punto donde planteas que los seres vivos necesitamos de ciertas características o “capacidades” para “funcionar” como organismos, pero al punto de explicar el sentido que le damos a esa capacidad de funcionar como organismos, es arena de otra palestra. El ser humano lo que intenta es responderse ¿Por qué sobrevivo? ¿Por qué existo? ¿Por qué tengo funciones, como las plantas, que me permiten estar aquí? Pienso que esas preguntas desbordan la capacidad de la metáfora utilizada.

        Así entonces, me conformo por ahora con la idea expuesta en el tercer párrafo de asignar contenido a nuestras vidas, entendiendo que este no es asunto que preocupe a todos los seres humanos, hay quienes pasan por la vida sin reflexionar sobre nada y otros que debe superar otras cuestiones más básicas como su subsistencia y no tienen la posibilidad de “sentarse” a reflexionar.

        Lo que se hace con esto es trasladar la pregunta a esta nueva: ¿Por qué queremos asignar contenido a nuestra vida? Una posible explicación de esto, pude ser que es, por la misma razón por la que los seres humanos usamos el arte, tal como lo explicaste en el vídeo del “Arte y el mingintorio”. No todos, pero algunos queremos hacer de nuestra vida, algo bello. No nos conformamos con la idea de tener que vivir y ya, la vida debe ser para nosotros, una obra digna de admirar, tal como una jarra puede ser color barro natural (con lo que funcionalmente sería igual de buena) o puede estar decorada de manera especial para hacerla más admirable (aunque no mejore su funcionalidad).

        Dejo humildemente estas ideas a tu disposición, con la única intención de contribuir a tu proceso de construcción.
        Antes no me había atrevido a comentar, pues no tenía más nada que decir a parte de lo muy agradecido que estoy por tu “Fonda Filosófica”

        Gran abrazo estimado amigo,

        • Darin · 02/04/2017 Responder

          Hola Gabriel. Gracias por tu larga reflexión. Toda metáfora queda corta, como claramente muestras. Al menos te provoqué a hacer filosofía y eso sí es ganancia, jaja! Te deseo suerte y te mando un abrazo desde México.

  3. Rubén Darío · 11/08/2013 Responder

    Sos un héroe para muchos Darin, gracias por el tiempo que le dedicas a maravillar a otros con tu punto de vista y análisis de las teorías de los grandes pensadores de la humanidad. Te cuento que tu “pequeña teoría” provocó un cambio en mi forma de ver las letras y el pensamiento, decidí que aunque tenga mi profesión y metas seglares claras, quiero estudiar la filosofía para que me siga maravillando y se convierta en despensa de mi sustento espiritual.

    • Darin · 11/08/2013 Responder

      Enhorabuena Rubén! Mis vídeos son un pequeño recurso en el camino de la filosofía, hay mucho de donde cortar, especialmente de los grandes maestro mismos. SUerte en tu aventura y un fuerte abrazo desde México!

  4. Gabriel · 12/08/2013 Responder

    Gracias a ti por compartir tan generosamente la filosofía que tanta falta nos hace como sociedad, el amor a la sabiduría es algo realmente maravilloso.

    Quién sabe, quizás la vida sea el resultado de un universo que tiende a aumentar la entropía y por consiguiente la inteligencia. (Esto lo digo por un artículo sobre un descubrimiento que relaciona la entropía con la inteligencia)

    Por mi parte seguiré tratando de descubrir los misterios de la estructura más compleja conocida hasta ahora, el cerebro humano, pues como dijo alguna vez Santiago Ramón y Cajal “Mientras el cerebro sea un misterio, el universo en el que vivimos también será un misterio, puesto que es nuestra mente quien lo elabora.”

    PD: he tenido problemas para enviar este mensaje, supongo que es por el enlace que quise poner.

  5. Mefistófeles · 06/09/2013 Responder

    Hola Darin, me ha dado mucho gusto haber encontrado tus videos, ya que sintetizan muy bien el pensamiento de los grandes maestros de la filosofía. En especial me he interesado mucho por el pensamiento de Hobbes gracias a la serie de videos que hiciste sobre el contrato social. También me gustaron muchos los videos de Nietzsche, y sobre esto me asalta una duda… en este video mencionas que encontraste en Sócrates a tu modelo, lo cual encuentro maravilloso y muy romántico de tu parte, pero al haber leído las ideas de Nietzsche en obras como el Origen de la tragedia o el Crepúsculo de los ídolos, ¿qué visión te queda de él? ¿sigue siendo tu modelo?

    Me gustaría mucho saber tu opinión, saludos.

    • Darin · 06/09/2013 Responder

      Hola Mefistófeles. Me alegro que te hayan gustado los vídeos. A mi me gusta mucho hacerlos. Sócrates sigue siendo una inspiración, sin duda, pero también muchos más. Nietzsche de hecho es uno de mis favoritos. De él tomé la idea de que la filosofía es como un juego de malabares. Todas las filosofías y “ismos” son como naranjas que vas malabareando. Si de repente agarras a una y no la sueltas, las demás caen y te conviertes en dogmático, se acabó el juego. En otras palabras, entre más ojos mejor para ver las cosas, sea desde Sócrates, Nietzsche, Aristóteles, Kante, etc., etc. Gracias nuevamente por tu comentario, y un abrazo!

  6. erwin beskow · 05/10/2013 Responder

    Darin querido: tu vida esta plena de sentido solo por presentar tan brillantemente estas reflexiones para quien quiera maravillarse. un gran abrazo.

  7. Sudoku · 09/10/2013 Responder

    Hola Darín:

    Lo primero que deseo hacer es el agradecerte por el enorme esfuerzo y trabajo que realizar aquí en La Ronda Filosófica.
    Por otro lado, no sólo por el esfuerzo propiamente, sino por la calidad y el nivel en que lo haces.

    La verdad esto de aquí ya te lo escribí antes, pero se borró en el youtube y no quería volver a escribirlo (puesto que es largo), pero me siento obligado en alguna forma de retribución a tu esfuerzo y gran trabajo .

    Bueno este video lo quería comentar más que otros puesto que me pareció muy interesante tu percepción del sentido de la vida, cuando dices que ” sólo sé que la vida es significadtiva cuando uno la vive maravillado”, creo que es bastante similar a mí conclusión, sin embargo creo que por motivos muy distintos a los de tu explicación.

    A ver, en el ejemplo de plantas y/o animales -bien como dijo Rouseeau- tienen un sentido X, estoy de acuerdo en que cumplen una función o fin, y no cambian de dicho fin en el tiempo.

    Asi pues, creo yo, que el sentido de la vida en la naturaleza, es la vida misma. Me explico, en este ámbito va pues en el hecho de nacer, crecer, reproducirse y morir, todo con el “fin de la vida en la naturaleza que es la vida misma” De ahí que se busca “evolucionar” o “mejorar”, para poder reproducirse y en aras de sobrevivir.

    Pero ese es el sentido “natural” de la vida, no el de un ser humano, que como bien dices es: “la buena vida” (cosa que es diferente para cada uno).

    El humano puede “vivir” sin estar vivo. Ejemplo: cuando uno esta en estado vegetal.

    En teoría el cuerpo tiene “vivos” todos sus órganos pero el cerebro no funciona o en todo caso esta apagado(dormido), siendo así no seríamos más que plantas he incluso menos que eso.
    Por tanto la vida humana se define por la “consciencia” de la misma. Si estamos conscientes de nuestra vida estamos vivos, sino no es “vida humana”. A lo sumo sería una “vida natural” (animal/vegetal).

    OK, ahora que llegué al punto en el que la “vida humana” se define por ser una “vida consciente”.

    Seguiríamos entonces, en el punto de la razón que defienden tantos filósofos a través de la historia. Aquí he llegado a la conclusión (muy pretenciosa de mi parte) de que puedo demostrar que la vida no tiene un sentido “lógico puro”.

    Si nos vamos por el conocimiento, el fin último del conocimiento es la verdad, pero como no podemos estar ABSOLUTAMENTE seguros de la verdad, seguimos a la razón que es lo más cercano a esta, puesto que sino seríamos dioses y ya no estaríamos hablando de una “vida humana”.

    Bueno pues, si seguimos a la razón, la pura razón y la pura lógica, hagamos un experimento.

    Imaginemos que podemos crear al robot más perfecto posible (con materiales que duren casi hasta el fin del mundo) y lo programáramos para que “viva”, ojo que el robot al ser tan inteligente tendría la capacidad de ser “consciente” de que esta vivo (equivalente a vida humana), pero yo creo, que no haría absolutamente NADA.
    ¿por qué? Muy simple el objeto último de su vida sería el meramente estar vivo lo máximo posible, su vida no se “elevaría” con cosas como descubrimientos, honores u otros similiares humanos porque con la lógica pura de una máquina esas cosas no valdrían nada. Por otro lado sabría el robot que cualquier movimiento que haga sería un desperdicio de energía en sí mismo, y no teniendo sentido alguno el desperdiciar su energía puesto que hacer cualquier cosa no tendría sentido alguno (ya que no necesita hacer nada), simplemente no se movería.

    Esta en un lugar en que no debe protegerse de amenazas externas (digamos el espacio y nada le amenza con golpearle NUNCA), y tiene la energía asegurada por el sol. La máquina son su lógica extrema no haría absolutamente nada, puesto que no necesita de NADA para vivir (el sol que es su energía ya lo tiene), y nada le motivaría para moverse que no fuese una amenaza a su propia existencia de la cual es consciente.

    Recordemos que el mero hecho de moeverse significaría una milésima parte de desgaste totalmente innecesario.

    Así pues, llegó a la conclusión que la vida simplemente no tiene sentido, pero sin embargo la vivimos como humanos ¿por qué?

    Bueno aquí es donde viene la condición más humana y que nos hace diferentes a todas las otras condiciones de vida.

    El humano tiene la capacidad única de hacer lo ILÓGICO., ahí radica su diferencia.

    MIentras que una abeja esta programada para vivir de X manera cumpliendo su función de “vida natural”, el humano puede renegar de la misma y no cumplirla.
    Además el humano es “consciente” de su vida, sino no lo podríamos considerar “vida humana” como ya te dije anteriormente.

    Entonces pues cual es la gracia del hombre, si sabiendo que no importa lo que haga en su vida, esta acaba con la muerte, siendo un viaje sin sentido alguno real.
    Vamos que si se aplica la lógica pura vería que la vida no tiene sentido (como el robot de mi ejemplo), pero de hecho muchos hombres han llegado a la misma conclusión.

    Sin embargo aquí viene esa habilidad única humana de hacer la ilógico, y existe un buena analogía para esto: el fútbol.

    Cuando muchas mujeres dicen que los hombres parecemos unos estúpidos porque nos emocionamos por un tonto juego en el cual 22 hombres le dan de patadas a un balón tienen toda la razón y los hombres lo sabemos. Sin embargo la magia del fútbol radica en su pasión porque -justamente- NOSOTROS le damos un sentido, sino no tendría sentido alguno.

    El fútbol demuestra lo que es la vida; basicamente es “cualquier cosa” pero que gracias a nosotros mismos cobró algún sentido. Vale decir la habilidad de hacer lo “ilógico”.

    Por tanto el resumen sería:

    -La vida natural tiene como fin la vida misma (supervivencia mediante: evolución y reproducción)

    -La vida humana tiene un requisito indispensable: “la consciencia de estar vivo”.

    -La vida en sí misma no tiene ningún sentido lógico, por tanto, la vida no tiene sentido.

    -El objetivo de la vida humana es ser feliz (cualquiera sea el significado de esto para cada individuo)

    Por tanto en sentido general :

    El sentido de la vida (hablandose claro de la vida humana) es: darle sentido a la vida (gracias a la habilidad que tenemos de hacer lo ilógico).

    “El sentido de la vida es: darle sentido a la vida.” – Kyo Shiroma =D

    Espero no haberte aburrido y ojalá te parezca interesante mi análisis y conclusión. Muchos saludos! n.n

    • Darin · 09/10/2013 Responder

      Hola Kyo. No me has aburrido para nada. Al contrario, me alegro que mi vídeo haya provocado esta reflexión de tu parte. Tu planteamiento de lo ilógico como aquello que aporta sentido a la vida me suena medio existencialista al estilo de Sartre. DIces que “la vida en sí misma no tiene ningún sentido lógico, por tanto, la vida no tiene sentido.” Sería muy interesante interpretar eso desde Wittgenstein (el Tractatus) y lo que dice sobre los límites del sentido. Estoy de acuerdo con lo que dices en el sentido de que desde la pura lógica la vida no podría tener sentido. La lógica es un medio. Algo no puede ser ni lógico ni ilógico sin fines. Así que, ¿cuáles son los fines que nos planteamos? Sean lo que sean, según lo que dices tendríamos que ser ilógico con respecto a esos fines para que nuestra vida tenga sentido. Por ejemplo, plantear ser feliz, amar, tener hijos, ser artista, no sé. ¿Ser ilógico sería ir en contra de esos fines?

  8. Sudoku · 30/10/2013 Responder

    Hola Darín!

    Aquí ahora con algo de tiempo para responderte como se debe.

    Me dices: “Por ejemplo, plantear ser feliz, amar, tener hijos, ser artista, no sé. ¿Ser ilógico sería ir en contra de esos fines?”
    Nop, el objetivo lógico de ser humanos es el “plantearse ser feliz”, los demás que me planteas (amar, tener hijos, ser artista,etc. ) son sólo MEDIOS para un objetivo/fin que sería el ser feliz.

    Ahora si bien es “lógico” que un humano busque ser “feliz” en su “vida humana” (como te lo había definido yo “vida consciente”), ya el hecho ILÓGICO del cual parte dicho humano, es el mismo hecho de “vivir”, puesto que la vida (y por ende vivir) carece de lógica.
    Dicho humano tendría que haber “aceptado vivir” para poder plantearse el lógico “fin” de ser feliz; más haber “aceptado vivir” ya es el punto de partida ilógico al cual me refiero yo.

    Luego de haberte contestado a tú muy buena pregunta, viene mi mente un nuevo dilema y del cuál aún no tengo respuesta definida:
    “Sí el fin de los humanos es ser felices, y una mentira me hace feliz; es entonces ¿lógico el querer aferrarme a dicha mentira ya que ella me provee felicidad?”

    ¿La mentira adquiriría valor superlativo, si más aún, la pongo como la única forma de encontrar mi felicidad??

    Pasó que me pregunté que pasa cuando uno le dice la verdad a la gente, y ellos no te quieren escuchar, muchos más aún porque saben que tienes razón, porque ellos están felices en sus mentiras. Asi qué habiendo logrado el fin de “ser felices”, ¿por qué tendrían que renegar del método/medio para lograrlo: LA MENTIRA?

    Creo que te das cuenta de a que voy, por tanto espero me puedas compartir tus pensamientos y reflexiones sobre el mismo.

    Muchos saludos n.n

    • toni · 17/11/2013 Responder

      Sodoku eres genial !

      Tus preguntas me hacen preguntarme.

    • Darin · 21/04/2014 Responder

      Hola Sudoku. Perdona por no haber contestado tu pregunta. En mentira sólo puede darse cuando uno sabe que el contenido de lo que dice es falso. Yo personalmente tengo la creencia de que “Dios existe” es falso. Si luego vivo de forma religiosa, voy a misa, etc., para que me haga feliz, estaría viviendo una mentira. Psicológicamente, no creo que sea posible que alguien viva feliz en base a una mentira (siendo conscientes de que es una mentira). Entonces, desde el punto de vista del creyente (en este ejemplo) el término correcto no sería “mentira” sino “ignorancia”. Es por eso que en inglés decimos “Ignorance is bliss”! Aun así, hay que leer “Verdad y mentira en el sentido extramoral” de Nietzsche. Él habla mucho del valor de la mentira y rastrea su genealogía.

  9. toni · 17/11/2013 Responder

    Hola Darín,

    Entiendes tú como yo que que el sentido de la vida sería creerse ingenua una postura ,vivir, y a partir de ella ir creyendo en valores también ingenuos que no produzacan disonancia cognitiva con la “postura ingenua primigenia” y después hacer cosas lógicas e ilógicas donde la persona desconoce el resultado cierto más allá del simple estimulo respuesta básico conductual ,y ni eso en muchos casos?.

    Por utilzar un ejemplo, una persona decide vivir para sufrir en bajo perfil de sufrimiento durante su vida entonce porque ello le hace feliz sabe que si agarra un higo chumbo se pincha se llena de espinas y eso le da sentido a su decisión de vivir y eso él lo sabe, porestoy de acuerdo con Aristoles que se necesita virtud, conocimiento, … porque si agarra por ejemplo un escorpión el resultado acabaría ipso facto con su postura ingenua de vivir digamos un centenar de años, talvez ciento cinuenta sufriendo en bajo perfil.

    Exordio: Por cierto como ya sabeis los números se construyen así; creyendose a piés juntillas que el 1 existe, después viene todo lo de más, teoremas y todas esas cosas, Hasta que topas con el abismo de las cortaduras de Dedekind. Es decir los irracionales y hacia donde tienden.

    Saludos

  10. Brigantinus · 10/08/2014 Responder

    Hola estimado profesor. Ya deje mi comentario sobre tu trabajo en otro vídeo, así que no me repetiré en lo que se refiere a la calidad de estos. Respecto del “sentido” de la vida, dices en una respuesta a un comentario que un alumno de 14 años te lo planteó hace un tiempo. Esto me lleva a pedirte que alguna vez, en un tiempo no muy lejano, hagas un análisis de Wittgenstein (mi filósofo preferido) para ilustración mía y de otros interesados en su manera de pensar.
    Pero en realidad he derivado del propósito inicial de este comentario, lo lamento, es cosa de viejos 😉 lo que quería decirte que ese problema me lo planteé aún más temprano que tu alumno; según mis recuerdos no tenía más de 7-8 años cuando empecé a pensar en ello. Luego, en el transcurso de décadas he vuelto muchas veces a esa cuestión inicial y mi respuesta actual es que la pregunta está mal planteada, porque lo que se dice “sentido” no puede ser aplicable a la vida entendida ésta como el hecho de estar en la Tierra, con forma humana, durante un breve tiempo, en algún momento de la historia de nuestra especie. No tiene “sentido”, en tanto la palabra ha sido utilizada y pensada para cosas que están “dentro” de la vida, y que por lo tanto no sirve para una visión “meta”, fuera de la vida contemplándola como un fenómeno contingente.
    No obstante tu respuesta es buena (para mí) salvo que no se refiere a la pregunta sino a la “mejor manera” de vivir la vida que nos toca. Si uno logra mantener la “admiración” cada vez que percibimos una realidad (interna o externa a nosotros) viviremos con ganas y nunca, o casi nunca, seremos pasto de la depresión (o de cosas peores).
    Por lo menos, es lo que yo me respondo ahora, y que implica la paradoja, no lo niego, de afirmar que el “sentido-de-la-vida” no tiene significado y simultáneamente que aunque no lo tenga uno puede encontrarle “un sentido” pequeñito y satisfactorio… si se es lo suficientemente inteligente como para no detenerse frente a un muro infranqueable 😉

    • Darin · 10/08/2014 Responder

      Hola Brigantinus. Gracias por tu reflexión sobre este vídeo. En el “sentido” en que hablas de “sentido” estoy de acuerdo, la pregunta no puede tener “sentido”, jaja. Aunque en su acepción coloquial espero haberle contribuido algo. Wittgenstein también es uno de mis favoritos, especialmente el Tractatus. ¡Espero hacer algo “en un tiempo no muy lejano”!

  11. Brigantinus · 19/08/2014 Responder

    Estimado Darin… espero que tu promesa de dedicarle algunos de tus deliciosos podcasts a Wittgenstein se haga verdad en un tiempo moderado de espera. No se si llegan al cielo tus podcasts, aunque eso sí me aseguré que por lo menos sean conocidos para un amigo en Moscú que estudia español.

    • Darin · 19/08/2014 Responder

      Hola Brigantinus. Tú esperas leerlos en vida pero, suponiendo que te llevo varios años, sería mejor decir que yo espero HACERLOS en vida, jaja! Ahora me encuentro terminando el último capítulo de un libro y preparando un tipo de curso en línea que se llama un MOOC (por sus siglas en inglés). Me está absorbiendo mucho tiempo. Sin embargo, haré mi mejor esfuerzo para emezar con Wittgenstein antes de que termine el año. Un fuerte abrazo!

  12. Brigantinus · 19/08/2014 Responder

    Addenda: La referencia de si “llegan al cielo” o no tus podcasts peca de breve. Quería decir que espero que pueda leerlos “en vida” (mía, por supuesto).

  13. Brigantinus · 20/08/2014 Responder

    Estimado Darín… yo estoy promediando la setentena; sospecho que te llevo algunas décadas de ventaja 😉

  14. Brigantinus · 20/08/2014 Responder

    Perdón! puse de “ventaja” por un simple cálculo mecánico de tipo numérico; ahora se me ocurre que esta “ventaja” podría ser considerada una fuerte “desventaja” si, como el que esto suscribe, no se cree ni en otra vida, ni en ningún Dios (o Diablo) que nos acoja cariñosamente a su diestra.

  15. Brigantinus · 03/09/2014 Responder

    En realidad te puedo asegurar que los años no traen ninguna sabiduría por si mismos; al igual que la lluvia que resbala por el cristal de una ventana los hechos vividos solo dejan recuerdos. La sabiduría (entendida como la capacidad de no volver a cometer los mismos errores en circunstancias similares) es fruto de la reflexión y la autocrítica; cosa que, obviamente, pocas personas mayores hacen. Incluso me atrevería a decir que la supuesta sabiduría de las personas mayores deriva de su incapacidad para actuar rápidamente, es decir de la lentitud impuesta por la decadencia natural lo que lleva a reducir, drásticamente, la cantidad de errores que se pueden cometer.

  16. toni · 27/09/2014 Responder

    Conocimiento o sabiduría , es ahí la cuestión.

  17. Brigantinus · 08/11/2014 Responder

    Se supone que la “sabiduría” es una especie particularmente afortunada de “conocimiento”. En general se considera que ese conocimiento tiene que ver con el buen vivir y con no molestar demasiado al entorno (incluyendo al no-humano). Y por último también suele haber consenso en que es una clase de conocimiento que no se adquiere en los libros ni resulta de la interacción con algún profesor o gurú (aunque aquí el consenso es menor).
    Personalmente no creo tener ninguna clase de sabiduría, a mis 72 años, y sí una modesta pila de conocimientos. Si alguien tiende a ver en mí, o en otra persona parecida de mi edad o poco más, creo que se trata de un espejismo. Y lo escribo sin énfasis ni ganas de discutirlo. La sabiduría probablemente es un mito, o el resultado de alguna enfermedad física que aunque crónica no por eso deja de ser temporal.

  18. Hugo Lollini · 12/04/2015 Responder

    Hola Darin: Brillantes y conmovedores tus ideas sobre el sentido de la vida, muy bueno los conceptos relacionados con el heliotropismo que has jalonado con tu experiencia personal al “girar” desde la biología hacia la filosofía.
    Si me permites algunas reflexiones, el cristianismo, y sus hermanos mayores los judíos, han resuelto bastante bien el tema, es decir el sentido de la vida sería el encuentro con Dios, en una relación de Amor, como dice San Juan:
    Dios es amor y nos ama, y la realidad del cosmos es el amor. Claro que para eso hay que tener fe, pero desde una óptica creyente sana, un ateo también puede llegar a esa unión amorosa con Dios, o sea que el sentido de la vida intrínsico no es patrimonio de los creyentes sino de todos los humanos. También relaciono con Cioran que dice que fuimos “arrojados” al mundo, y que no hay sentido para alguien que ha sido arrojado…
    Vivir bien es grandioso, y podría ser el sentido de cada vida personal…
    Estas reflexiones que para nada superan tus claros conceptos me nacieron luego de oir tu video, eso significa que tu decir ha sido muy “sentido”…

    • Darin · 12/04/2015 Responder

      Hola Hugo, ¡gracias por tus lindas palabras sobre los vídeos! Dios sin duda da sentido a la vida de mucha gente, pero en mi caso no, soy ateo. De hecho en este momento estoy editando un nuevo vídeo sobre argumentos a favor del atéismo, entonces mejor dejo que sea en parte mi respuesta a tu comentario. En todo caso te agradezco que hayas tomado el tiempo de escribir, un abrazo!

  19. Juan Camilo Forero · 09/07/2015 Responder

    “La vida es significativa si se vive maravillado”

    Esta frase tiene mucha luz, aun cuando no resuelve nada, o precisamente por eso ¿Qué nos “maravilla” y por qué? ¿Qué soles nutren nuestros cloroplastos y guían nuestras hojas? ¿Por qué parecemos tender espontáneamente hacia direcciones tan distintas unos de otros y con fuerzas de convicción tan fuertes? ¿Y qué ocurre cuando alguien no logra maravillarse por nada? Esas y tantas otras preguntas.
    De la mano de Peter Sloterdijk y todos sus planteamientos sobre los seres ejercitantes y las antropotécnicas, siempre me ha interesado qué es lo que entendemos por “lo mejor” o lo “ascendente”. En parte, podría relacionarse con eso que llamas maravillarse, asombrarse por algo que hace que enfoquemos nuestra energía y nuestro tiempo en ello, sin importar qué.

    Saludos y gracias por todas estas reflexiones!

    • Darin · 10/07/2015 Responder

      Hola Juan. Un chavo de 14 años me había pedido que hablara algo sobre el sentido de la vida, entonces lo que elaboré fue algo sencillo y casi me arrepentí haberlo subido al canal porque es todo un tema que realmente no tiene respuesta, pero bueno, en fin. Da mucho para pensar. A lo mejor profundice algunas de la ideas más adelante. Un abrazo!

  20. SIMON ANDRES IDROBO · 12/04/2016 Responder

    Cordial Saludo

    Con respecto a la pregunta ¿El sentido de la vida? quiero compartir en la “fonda filosofica” la conferencia del profesor de la Universidad Nacional de Colombia titulada”¿Tiene sentido propender por el sentido de la vida?” la cual se desarrollo en nuestro Proyecto de Formación de la Corporación Cultural Estanislao Zuleta.
    la direccion electronica es la siguiente:

    https://youtu.be/4KyZBzWbovk

  21. SIMON ANDRES IDROBO · 13/04/2016 Responder

    Cordial Saludo

    Estimado profesor Darin, adjunto un video que en forma muy ludica (pero filosofica) nos permite reflexionar desde la mirada de un niño racional (como en el Emilio) por la pregunta sobre el ¿en sentido de la vida?. a veces pienso que la vida es como llevar un mensaje del niño que fuimos al anciano que seremos y que ademas tenemos moral y eticamente que asegurarnos de que el mensaje no se pierda en el camino. la verdad creo que el “mundo de la vida” (A. Schutz) no estaba mejor cuando Cristo o Buda estuvieron en la tierra y su papel no fue sentarse a criticar. La vida es bella, incluso en un campo de concentracion, si elegimos construir en lugar de destruir (en la epoca de Cain y Abel el indice de mortalidad era del 50%). en mi formacion matematica estas le dan sentido a la vida: restar dudas y miedos; Dividir bienes y alegrias en esta sociedad del consumo narcisista es importante desear poco y lo poco que se desea lo deseemos poco; sumar energias; multiplicar esperanzas, pienso que la probabilidad de usted y yo estemos aqui y ahora es mucho menor que la probabilidad de nos ganemos la loteria. en este sentido agradezco muy sinceramente el breve tiempo que dedica en “fonda filosofica” para socializar su cosmovision metafisica de una disciplina tan maravillosa por la cual la vida tiene sentido como es la FILOSOFIA.

    https://www.facebook.com/TabataJalilreal/videos?fref=photo

  22. SIMON ANDRES IDROBO · 13/04/2016 Responder

    Cordial Saludo

    Estimado profesor Darin, adjunto un video que en forma muy ludica (pero filosofica) nos permite reflexionar desde la mirada de un niño racional (como en el Emilio) por la pregunta sobre el ¿en sentido de la vida?.

    https://www.facebook.com/TabataJalilreal/videos/vb.166728946691038/762684700428790/?type=2&theater

  23. Rosina Martinez · 21/10/2016 Responder

    Hola Darin me encato tu video, mientras mas se vive mas se aprende, necesite un ejemplo para mi exposicion y lo encontre en tus palabras. Mil gracias.

  24. Esdras A. Romero · 31/10/2016 Responder

    Maestro Darin, la manera de finalizar este video me contagió esa sensación de sentirme maravillado con tu idea o tal vez deslumbrado.
    Pero creo que las ideas o los afanes de este mundo no son exactamente el sol que nos hace funcionar, pueden deslumbrarnos e inspirarnos o en algunos casos nos orientan por completo o nos atrapan y nos hacen dedicar todo nuestro ser y nuestro tiempo a aquello que nos maravilla, muchas veces dejando de atender otras cosas igual de importantes.
    Podría ser también que tratar de entender las ideas y conceptos del más elevado pensamiento humano sea algo parecido a ejercitar el cuerpo en un gimnasio. Así, al superar una barrera mental o física es posible que nos superemos a nosotros mismos. Uno decide que camino nos es más fácil transitar y eso es lo que nos mueve, la sensación de avanzar en la dirección de aquello que te deslumbró es algo placentera. Pero solo es eso, un placer o como diría Salomón “solo vanidad”.
    Creo que lo que tú haces, no solo es caminar por esa senda por la que caminaron los pensadores que admiras. Tengo la impresión de que al compartir con el mundo todas estas ideas y al ser un puente entre nuestras cabecitas y las cabezotas de los grandes pensadores es ahí donde la vida cobra sentido. Es empezar a dar fruto, y el sentido de dar fruto es dejar una semilla. Creo que esa es la misión de la vida, dejar una semilla, o más bien sembrarla.
    La vida creo, trata de reproducirse así misma. Los hombres lo hacemos afanosamente por ejemplo en una relación sexual, el medio es placentero (trampa de la naturaleza), pero al final lo que hacemos liberar nuestra semilla, como las plantas y los animales. Toda la estructura de la sociedad podría tener un solo fin, reproduciéndose a sí misma, creciendo, colonizando, brotando por todas partes.
    Lo que podría diferenciarnos de una colonia de bacterias o de una plaga de mosquitos, podría ser la capacidad que tenemos de apasionarnos e interactuar con nuestros semejantes.
    Creo que el ser se realiza constantemente en el momento de dar y en el momento de recibir, todo el tiempo lo hacemos, compramos y vendemos, hablamos y escuchamos, leemos y escribimos, aprendemos y enseñamos. Solo que algunos actos, intercambios o coitos son estériles y algunos llegan a ser destructivos. Pero otros son realmente un deleite, esa experiencia de preparar un platillo con pasión, solo podría culminar viendo la reacción en quien lo recibe y lo valora. De la misma manera un padre que ama a su hijo se deleita viéndolo crecer y madurando.
    Cuando damos y recibimos con pasión, creo yo, ahí la vida cobra vida… y sentido.

    • Darin · 01/11/2016 Responder

      Hola Esdras. Gracias por tu interesante reflexión. Ese vídeo lo hice a petición de un joven de 14 años. Es un tanto simplista el planteamiento, y estoy de acuerdo con lo que dices en tu comentario. Es todo un tema que un solo vídeo no puede abarcar!

  25. Gustavo · 02/11/2016 Responder

    Gracias profesor por compartir su sentido de la vida….nos hace reflexionar sobre el nuestro.

  26. Hermes Mora · 06/12/2016 Responder

    YHWH

    Eres con migo quizá sin saberlo;
    miras con mis ojos, y te veo, quizá sin saberlo;
    tocas con mis manos, y te toco, quizá sin saberlo.
    Hablas con mi boca, oyes con mi oído; te haces lenguaje… te haces
    canción, y, te oigo, quizá, sin saberlo.
    Te muestras en mi ¿Dónde buscarte?
    Veo a mi entorno presencias latentes:
    te intimas en ellas ¿igual que en mi yo?:
    hay flores esbeltas, paisajes celestes,
    sapitos graciosos, serpientes voraces,
    arbustos preciosos, mosquitos sagaces…
    mas, ellos, no saben: saber que lo son.
    ¿Acaso soy planta, acaso soy pez?
    ¿Acaso una nube, un río, una nuez?.
    Soy alguien que crece, que nada,
    que llora, que corre… y, a veces es dura mi tez.
    Escucho la fuente, también el tambor:
    veo, me veo, te veo-te escapas.
    Me miras ¡qué fiel sincronía!.
    Abrazo, me abrazo, te abrazo-te fugas… me abrasas.
    Te muestras, te escondes, te agarro, te esfumas.
    Te vas sin marcharte, Te alejas sin irte.
    Tus huellas delatan presencia inminente;
    la hoguera se vela, mas siento el calor.
    La flor se encapulla, su aroma dispersa.
    Mi olfato es tu olfato, por eso te huelo.

    Gracias

  27. Eva · 22/06/2017 Responder

    Enhorabuena Darin, ha conseguido llegar a ser un medico muy especial. Hay sufrimientos que solo cura la filosofia. Gracias.

  28. Sergio Romero · 10/09/2017 Responder

    ¿Por qué no está el video del Sentido de la vida?

  29. Carlos · 15/01/2018 Responder

    Hola Darin. No se si has tratado el tema de la verdad. Me he encontrado con algo nuevo para mi. La pos verdad. He estado leyendo sobre el tema pero creo que no lo entiendo, me parece que es una nueva definicion de lo que antes llamabamos engaño. Tal vez podrias decir algo sobre el tema?. Parece importante ya que lo relacionan con como se gobierna el mundo. Gracias y como siempre viendo tus videos de forma desordenada y segun me siento motivado.
    Saludos.
    Carlos.

Dejar comentario