Heidegger: El ser y el tiempo, pt. 14

Vamos terminando. Hoy la importante sección 65 que trata de la temporalidad en su inflexión propia y auténtica.

Guión

 Ya estamos en nuestro análisis del tiempo. En el último vídeo, vimos la metáfora del río, la cual visualiza el tiempo como agua que fluye sobre nosotros desde el futuro y hacia el pasado. De esta comprensión cotidiana, la ciencia deriva su concepción más abstracta de líneas y puntos. No extraña que lo pensemos de esta forma, como algo ahí que puede ser medido; fíjate que la propia palabra “tiempo” es un sustantivo. Los sustantivos se llaman así porque supuestamente se refieren a sustancias. Pues el tiempo no es una sustancia, sino que es el modo en que el Dasein es o, en otras palabras, es el sentido del ser del Dasein. La temporalidad del Dasein puede verse o experimentarse de dos formas, una propia y la otra impropia. Este último lo vimos en el último vídeo. Lo que nos interesa hoy es ver cómo se expresa la temporalidad para el Dasein al existir éste de forma propia.
Heidegger utiliza muchos términos, como consciencia, culpa y autenticidad, que connotan para nosotros fenómenos éticos, y es difícil no interpretarlos así. Pero hay que recordar que Heidegger los utiliza no para juzgar, sino para discernir los elementos del ser del Dasein. Todo Dasein en alguna medida existe de forma impropia porque es imposible extraerse totalmente del mundo social en que vive y de los imperativos y costumbres que dicta el das Man. Sin embargo, no por eso carece la existencia impropia de la estructura del cuidado (es decir, el Dasein sigue siendo arrojado a su existencia, y también proyecta posibilidades – sólo deja que el das Man determine las que serán). Entonces, ¿por qué le interesa a Heidegger el modo propio o auténtico? Simplemente porque manifiesta estos elementos de forma más clara. Por ejemplo, el modo propio de existir resalta la distinción ontológica entre el Dasein y otros entes, mientras que el modo impropio tiende a borrarla de modo que la vida se aprecia como algo que debe ser manejado científicamente, como un ente cualquiera. Imagínate un médico investigando el funcionamiento del cerebro. Pone a un paciente en una máquina de resonancia magnética y le pide que diga una mentira y luego que diga algo certero. En la visualización del cerebro que observa, ve que los dos modos de expresarse iluminan diferentes partes del cerebro. Lo que le interesa no es juzgar la honestidad y la deshonestidad moralmente, sino utilizarlos para aprender cosas sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro. Es lo mismo en Heidegger.
Bien, vamos a centrarnos en el tercer capítulo de la segunda división. La sección que realmente cierra el argumento de todo el libro es la 65. En el primer párrafo dice: “La puesta al descubierto del sentido ontológico del ser del Dasein deberá llevarse a cabo fijando una mirada sobre la modalidad propia del cuidado”. Todo el análisis de la existencia del Dasein, lo cual ocupa la mayor parte del libro, permite ahora que Heidegger responda la pregunta fundamental del libro: la del sentido del ser, al menos el ser del Dasein. Lo va a hacer, en primera instancia, al echar una mirada a “la modalidad propia del cuidado”. Eso lo vimos con detalle en el segunda capítulo al ver lo de la llamada de la consciencia y la culpa. Ahora en la sección 62 resume todo ese análisis, caracterizando la modalidad propia del cuidado como “resolución precursora”. Esto, en pocas palabras, es el ser propio del Dasein; y su sentido, aquello que posibilita que se desenvuelva existencialmente, es la temporalidad. Eso es el tema de la sección 65.
Pero primero, eso de resolución precursora. La resolución se refiere a eso de la culpa del Dasein, del darse cuenta de la contingencia y la finitud de su existencia y por tanto de la nulidad en el meollo de su ser. El Dasein que existe de forma propia escucha la llamada de la consciencia y acepta la total responsabilidad de su existencia. Está resuelto a apartarse de la cómoda dimensión de inteligibilidad que ofrece el das Man para estar desnudo, por así decirlo, en la propia contingencia de su ser. Pero Heidegger dice además que esta resolución es precursora. En alemán, la palabra Vorlaufen significa “correr hacia adelante”. Se ha traducido al inglés como “anticipador” y al español como “precursor”. Se refiere a la disposición del Dasein ante la posibilidad de su muerte. En vez de considerarla, de forma impropia, como algo en el futuro que todavía no le toca, algo que prefiere ocultar de la vista, el Dasein se enfrenta y se orienta hacia esta posibilidad. Esto es lo que Heidegger llama el ser-hacia-la-muerte. Tanto la muerte como la culpa tocan la radical contingencia y nulidad que caracterizan la existencia del Dasein y esto es lo que Heidegger expresa en esta frase de la resolución precursora. El cuidado es el ser del Dasein. Al existir de forma propia o auténtica, el cuidado se caracteriza por la resolución precursora.
Bueno, con eso ya tenemos analizado completamente el ser del Dasein. Pero la pregunta inicial de Heidegger es por el sentido del ser. ¿Por qué? ¿Te acuerdas de nuestra discusión hace mucho tiempo de los entes a-la-mano y de mi amigo Rafael el carpintero? Cuando toma y usa un martillo, por ejemplo, lo que tiene en las manos no es un simple objeto con propiedades, sino un martillo que emplea con soltura y fluidez. Ese “objeto” le aparece como martillo, es decir, cobra inteligibilidad, debido al contexto de un “trasfondo de posibilidades” que llamamos la carpintería. En la sección 65, Heidegger dice: “Sentido significa el fondo de una proyección primaria, fondo desde el cual puede concebirse la posibilidad de que algo sea lo que es”. En términos más coloquiales, diríamos que el martillo tiene sentido en términos de este trasfondo. Lo que el Dasein capta y entiende es el ser de los entes-a-la-mano que emplea en sus proyectos, más no su trasfondo o sentido ya que este último es lo que les confiere la inteligibilidad que el Dasein entiende. Ahora bien, el trasfondo que le interesa a Heidegger en la sección 65 no es el sentido de un tipo de ente en particular, sino el sentido del ser en general, como tal. El Dasein sabe usar un martillo debido a la estructura de la práctica que llamamos carpintería. El Dasein sabe también cómo existir. Como hemos visto, su existencia consiste en proyectar posibilidades y en entenderse en términos de esas posibilidades. ¿Qué estructura explica la capacidad del Dasein de hacer eso? De acuerdo con Heidegger, es la estructura de la temporalidad.
Antes de pasar a ver esta estructura con detalle, quisiera comentar que la sección 65 constituye un cambio importante en el argumento. Todo el texto hasta ahora ha sido un largo análisis fenomenológico. Lo que dice ahora sobre el tiempo no es fenomenológico, sino trascendental, muy al estilo de Kant. En la primera Crítica, Kant acepta la universalidad y necesidad del conocimiento científico. Dice que lo podemos explicar si suponemos que la cognición humana cuenta con cierta estructura a priori que lo constituye. Esto es un argumento trascendental, un argumento que Heidegger emplea en la sección 65 al plantear que la temporalidad es la condición trascendental a priori para que el fenómeno del cuidado sea posible. De hecho, Heidegger fue muy influido por el análisis del tiempo en Kant. Para Kant, el tiempo no es algo objetivo allá fuera, sino la forma a priori de la intuición sensible. En su análisis explica cómo el sujeto, a través de tres síntesis, constituye los objetos de nuestro conocimiento, y además cómo toda representación está unida en el “yo pienso”. Como veremos, la temporalidad cuenta con tres momentos que posibilitan el carácter unitario del Dasein, sólo que en Kant el sujeto o el “yo pienso” es un sujeto aislado e independiente mientras que en Heidegger no hay un “yo pienso” sino más bien un “yo cuido”, por así decirlo, un yo no aislado sino ya inmerso en el mundo. En fin, sería interesante desmenuzar los detalles de esta relación pero lo dejamos para centrarnos en lo que dice sobre el tiempo.
La pregunta a la que el tiempo es la respuesta es: ¿Qué es lo que posibilita el ser del Dasein como una totalidad unida? Dado que su ser es el cuidado, ¿cuál es la condición de que los comportamientos y las disposiciones característicos del cuidado sean posibles? Hemos visto que el ser de los demás entes se entiende en términos de propiedades. Son lo que son porque simplemente ocurren. El Dasein no es como una piedra, no simplemente ocurre por ahí, sino que existe, y su forma de existir consiste primordialmente en proyectar posibilidades. La piedra es lo que es; el Dasein es lo que no es. Existe en un constante estado de proceso de realización; su ser es un ser-hacia sus posibilidades. Ahora, hay numerosísimas posibilidades que el Dasein puede proyectar: enamorarse, ser padre, conseguir un grado académico, hasta ser presidente de un país (según me decía mi madre). Aunque estos sean posibilidades que el Dasein puede proyectar, lo que tienen en común es que son todos realizables. Sabemos que estas posibilidades pueden volverse actuales. Pero hay una posibilidad que no puede realizarse: la muerte. Bueno, obviamente todos morimos; la muerte llega en una fecha determinada de la misma manera que tu titulación y el nacimiento de tu hijo llegan en una fecha. Pero la actualización de estas últimas posibilidades puede disfrutarse mientras que la de la muerte no. La muerte, como vimos, es la pura imposibilidad de estar-ahí. Entonces, para que la muerte tenga una realidad existencial, tiene que permanecer como una posibilidad. Este ser-hacia-la-muerte, la posibilidad más fundamental, se distingue de las demás posibilidades e ilumina, como ellas no pueden, la estructura del cuidado. Es por esto que Heidegger caracteriza el cuidado auténtico como resolución precursora.
Bueno, ¿cómo es posible entonces este ser hacia la muerte? Sólo en términos del tiempo, específicamente del futuro. Como puedes imaginar, no se trata del tiempo del sentido común como vimos en el último vídeo. Como dice Heidegger: ““Futuro” no quiere decir aquí un ahora que todavía no se ha hecho “efectivo” o “actual”, y que recién más tarde llegará a ser”. Eso sería la concepción del tiempo como un río, pero el Dasein no está en el tiempo de esta manera, sino que el tiempo está en el Dasein. Pues eso suena bastante extraño, ¿qué quiere decir? Imagínate que mañana te casas. Antes de dormir, pones la alarma para que te despierte a las 7AM, un momento sin duda en el futuro. El punto de Heidegger es que el tiempo futuro para la alarma es muy distinto al tiempo futuro para el Dasein. Para la alarma, las 7AM es un punto que avanza de manera uniforme como agua en un río. En su momento llega y la alarma responde de forma correspondiente. Las 7AM no es significativo para la alarma; da igual que sea las 6, las 8 o cualquier otro momento.
En cambio, para el Dasein el futuro sí es significativo. Existe hacia el futuro, esperándolo, anticipándolo. Para todo tipo de posibilidad que proyectemos, experimentamos el futuro como algo que viene y hacia el cual nos orientamos. Pero esto es posible, dice Heidegger, “sólo en tanto que el Dasein puede, en general, venir hacia sí mismo en su posibilidad más propia […] El dejar‐se‐venir hacia sí mismo soportando la posibilidad eminente, es el fenómeno originario del porvenir”. Fíjate que lo que viene no es un momento en el futuro, sino el propio Dasein a sí mismo en su más extrema posibilidad de su existencia, a saber, su propia muerte. Cuando dije que el Dasein no está en el tiempo, sino que el tiempo está en el Dasein, esto es lo que quería decir, que el tiempo, en el caso del futuro, no es un momento objetivo que viene, sino que es una forma de existir del Dasein.
En el alemán, la palabra para “futuro” es “Zukunft” pero aquí Heidegger lo escribe con un guion en medio Zu-kunft, con lo cual quiere resaltar su relación con el verbo “zukommen” que significa “venir hacia”. El sí mismo hacia el cual el Dasein viene no es ningún conjunto de posibilidades ya realizadas – ser padre, maestro, esposo, etc. – sino su ser-hacia-la-muerte, su consciencia de que existe constantemente en el borde de su inexistencia. Éste es el futuro o el porvenir originario, condición trascendental de toda proyección de posibilidades.
Nuestro sentido común dice que uno existe en el presente, ya que el futuro todavía no es y el pasado ya fue. Para Heidegger en cambio, la existencia tiene sentido, es significativo, principalmente en términos del futuro. Pero esto no es todo. El pasado también incide de forma significativa en la existencia del Dasein. El pasado tiene que ver con nuestra condición de arrojado, y vimos que el Dasein existe de forma propia cuanto toma responsabilidad para su situación en el mundo, la cual no tiene razón ni justificación. A esto se refiere la palabra “resolución” en la frase “resolución precursora” que, como vimos, es lo que caracteriza el cuidado auténtico. Ahora bien, Heidegger dice que el “hacerse cargo de la condición de arrojado sólo es posible en tanto que el Dasein venidero puede ser su más propio “como él ya siempre era”, es decir, su “haber‐ sido””. Lo que está diciendo aquí es que el Dasein es su haber-sido, pero no en el sentido de que tenga presente en su memoria todo su pasado. Aunque haya olvidado elementos de su pasado, lo que de su pasado siempre está con el Dasein es su condición de arrojado. La auténtica resolución de aceptar responsabilidad para su condición hace que el Dasein exista en cualquier momento dado en función de su ya haber sido. No está olvidado, sino presente.
Hablando del presente, pasemos a este último aspecto temporal. El presente originario corresponde a la caída del Dasein, de su vida entre otros en el marco público del das Man. Cuando existe auténticamente, el Dasein deja de ser dirigido en sus actos por las normas convencionales y actúa de forma propia. Este actuar no puede ser significativo si se entiende el presente como una sucesión de “ahoras”, sino sólo si el Dasein “hace presente” el presente. En esta dimensión ontológica, el Dasein no está en un momento abstracto, sino en una situación, en un aquí y ahora rodeado de entes a la mano que usa en sus proyectos. Heidegger da cuenta ahora de este mundo que habita el Dasein, un mundo que tratamos ya hace mucho en la primera división, al hablar de esta actividad temporal de “hacer presente”. En ella, en este presente originario, el Dasein desprende sí mismo y los entes de las ranuras y cajones del das Man al hacerlos presentes, así actuando de forma propia.
Bueno, sé que todo esto es confuso. Tengamos muy claro lo novedoso y distintivo de la propuesta de Heidegger al contrastarla con la concepción más tradicional del tiempo. Si el Dasein estuviera en el tiempo, como algo externo que fluyera sobre él como el agua de un río, no podríamos dar cuenta de la experiencia que el Dasein tiene de su propia existencia. Si el tiempo fuera así, el Dasein estaría en un presente clínico, esperando de forma indiferente la llegada de momentos futuros, en vez de anticiparlos, y recordando momentos pasados en vez de responsabilizándose por ellos como condición de su presente. En esta concepción del tiempo, el Dasein sería una simple identidad, como cualquier otro ente, un ente que es lo que es. Pero el Dasein es lo que no es; su ser es multi-fásico o, como dice Heidegger, extático. ¿Te acuerdas cuando dije que el Dasein no está en el tiempo, sino que el tiempo está en el Dasein? Eso suena bonito retóricamente, pero la verdad es incorrecto porque maneja la noción del tiempo como una cosa, un sustantivo. Cuando leemos el título del libro, Ser y tiempo, vemos sustantivos. Pero realmente se trata de verbos. El ser no es una cosa por ahí, sino que es la actividad de existir en términos del cuidado. Y el tiempo no es un algo, sino que es una actividad, algo que el Dasein hace. Más adelante, Heidegger dice que el Dasein temporaliza su ser. Los modos de esta temporalización – el futuro, el pasado y el presente originarios, tal y como hemos visto aquí – las llama las éxtasis del tiempo. Las llama así porque éxtasis significa “estar fuera de uno mismo” y eso es justo lo que caracteriza la existencia del Dasein. No es por nada que “existencia” y “éxtasis” tienen la misma raíz. Como había comentado, Heidegger pone el acento de la existencia del Dasein en el futuro, en las posibilidades que está constantemente realizando. La posibilidad última, la de nuestra propia muerte, es a mi parecer, el meollo de todo el análisis de este libro. Sin la consciencia de nuestra propia mortalidad, el tiempo no sería más que una sucesión de momentos, y el Dasein un ente indistinguible de los demás. La mayoría tratan de ocultar esta realidad de la vista, perdiéndose en las distracciones del mundo. Sin embargo, al enfrentarla, el Dasein se dispone de una temporalidad auténtica con la que puede distinguir entre un futuro propio y uno que pertenece a todos de forma indiferente.
Bueno, nos queda un solo detalle por tratar: la historicidad del Dasein, que Heidegger trata en el capítulo cinco. Ahí, muchos han encontrado claras señales de la ideología del nacionalsocialismo de los Nazis que poco tiempo después Heidegger adoptaría y defendería de forma pública. Trataremos este muy controvertido tema en el próximo y último vídeo de esta serie.

Descargar guión en PDF

Audio

Descargar audio aquí

10 Comments

  1. gerardo esteban antonicelli · 14/07/2017 Responder

    el concepto de ‘cuidado’ en español es muy ambigüo y no refleja completamente el sentido del concepto alemán original ‘Sorge’. Al expresarlo como sustantivo tanto en español como en alemán se pierde mucho del significado como principio activo. El verbo ‘sorgen’ tiene como significado relevante el ‘causar’, ‘ocasionar’ (bewirken, bewerkstelligen) algún efecto siendo ‘garante’ de la realización de dicho proceso. En el caso específico que el efecto deseado sea ‘mantener’ algo en su estado actual, como p.e. la integridad, salud o el bienestar de una persona, cosa o entidad, el verbo se traduce como ‘cuidar’ haciendose ‘garante’ o ‘responsable’ del proceso y el correspondiente sustantivo ‘Sorge’ implica en este caso ‘cuidado’ y ‘responsabilidad’

    Este sentido más amplio de ‘sorgen’ puede resumirse mejor en el castellano con el verbo ‘ocuparse’ o ‘hacerse cargo’ (sich kümmern)

    • Darin · 15/07/2017 Responder

      Gracias por tu aclaración Gerardo. Siempre se pierden matices en las traducciones. Creo que en alguno de los vídeos hablo un poco del sentido de este concepto, pero tu explicación es mucho más detenido, gracias 🙂

  2. Maite · 24/07/2017 Responder

    Hola Darin, ¿podrías, aunque fuera solo en unas líneas, explicar el concepto que tiene Heidegger del espacio?. No soy capaz de comprenderlo.
    Muchas gracias por adelantado!

    • Darin · 29/07/2017 Responder

      Hola Maite. En la filosofía ha habido debates sobre la naturaleza del espacio, si es algo objetivamente ahí o si es subjetivamente construido, como dice Leibniz. Heidegger no está interesado en este debate. No niega su relevancia, pero lo que le interesa es entender cómo el Dasein está en el espacio. Esto no es una cuestión lógica o científica sino fenomenológica. El espacio no es una simple extensión indiferente, sino que cobra contornos y relevancias de acuerdo con los proyectos del Dasein.

      • Maite · 31/07/2017 Responder

        Muchas gracias maestro, creo que ahora con tu explicación, la reelectura de esta parte del libro se me va a hacer menos farragosa al interpretarlo desde ese punto de vista que sin duda, es el correcto.

      • Maite · 31/07/2017 Responder

        Hola, creo que ahora la reelectura de esta parte de la obra se me va a hacer menos farragosa y comprensible al acometerlo desde esta perspectiva que no me cabe duda de que es la correcta.
        Gracias maestro.

  3. CARLOS · 09/11/2017 Responder

    no entiendo eso de que el tiempo fluya del futuro al pasado.La creencia comun es que fluye del pasado al porvenir. Si se trata de un rio, la fuente es el origen y por lo tanto la causa de futuros efectos . UN SALUDO

    • Darin · 09/11/2017 Responder

      Hola Carlos. Fíjate que los Aymara de Sur América piensan como tu. En todo caso, Heidegger no entiende el tiempo en este sentido científico espacial.

Dejar comentario